La arena inicia su regreso a las playas dañadas por el temporal

Marcos Gago Otero
marcos gago SANXENXO / LA VOZ

PONTEVEDRA

Los bañistas dicen que en marzo no quedaba arena en Bascuas.
Los bañistas dicen que en marzo no quedaba arena en Bascuas. m.g.< / span>

Los bañistas señalan la recuperación progresiva de Bascuas y Pragueira

10 abr 2014 . Actualizado a las 13:08 h.

La normalidad regresa lentamente a las playas más afectadas por la pérdida de arena durante los temporales del invierno en las zonas más expuestas de la ría de Pontevedra. Este cambio en el aspecto de las playas lo notan especialmente los usuarios de los dos puntos más dañados, las sanxenxinas Bascuas y Pragueira. En la primera, los guijarros todavía ocupan una gran superficie de la playa, pero la arena ya se percibe en la línea de la marea alta. En Pragueira, por su parte, la arena también empieza a cubrir algunas de las rocas que habían quedado totalmente al descubierto el pasado enero. La otra cara de la moneda está en Silgar y en Major, donde las máquinas y los operarios han tenido que empujar hacia la línea de marea toneladas de arena arrastradas por las olas del invierno hasta un perfil más alto de lo habitual.

El concejal de Medio Ambiente, el independiente José Luis Rodríguez, explicó que las mareas están paulatinamente moviendo la arena que cambiaron de sitio durante la excepcional sucesión de ciclogénesis durante el invierno. «Bajamos muchas toneladas de arena desde la parte más alta de Silgar porque allí la arena casi nos ocultó una rampa», incidió el edil sanxenxino. Apuntó que estos trabajos de redistribución de los áridos también tuvieron que hacerse en Baltar y Major. Además, para poner al día estas zonas, el Concello cuenta con la colaboración del Parque de Maquinaria de la Diputación, que está filtrando la arena para retirar la basura que se encuentra en la superficie o semienterrada.

Los bañistas ven mejoras

Por su parte, en Bascuas, los bañistas señalan que aunque todavía no se han recuperado los niveles de arena normales, sí que hay una mejora sustancial con respecto al pasado febrero. En aquella ocasión, indican, apenas había un grano de arena, mientras que ahora, ya se puede ver en la marea baja.

Sobre Bascuas algunos de los usuarios que estaban ayer en la playa comentaban que sería quizás conveniente que el Concello enviase una pala para extraer la gran acumulación de guijarros y cantos rodados que ocupan parte de la superficie seca de la playa actualmente. Consideran que esta acción facilitaría el depósito de la arena que ahora tiene dificultades para completarse ante la gran cantidad de piedras amontonadas.

En Bascuas también operarios del Concello están echando tierra en el párking de acceso, donde el agua torrencial abrió en el invierno grandes surcos que crean problemas para la maniobrabilidad de los coches.

En Pragueira, la arena está también regresando y el aspecto general de la playa, según los bañistas que se encontraban allí ayer por la mañana, es que se acerca bastante a la imagen normal. «La playa está mucho mejor que en marzo y ha recuperado arena», sostuvo uno de los vecinos que paseaba ayer por este tramo del litoral sanxenxino. Aquí queda por reparar una de las rampas de madera que da acceso a la playa. Ahora mismo también hay trabajos de reforma en A Lanzada y Panadeira.