El Teucro rozó la proeza

Los azules quedaron apeados de la Copa del Rey tras caer ante un Granollers (22-23) al que tutearon en un gran partido


pontevedra / La Voz

El Granollers puso ayer fin al sueño copero del Teucro. El equipo catalán logró el pase a los cuartos de final en un partido intenso, emocionante y jugado de poder a poder, en el que el bloque pontevedrés se convirtió en un gigante capaz de plantar cara a uno de los mejores equipos de la Asobal. Al final, los azules acabaron muriendo en la orilla cayendo por la mínima, pero dejando la sensación de que esta plantilla tiene potencial para codearse a corto plazo con los grandes del balonmano nacional.

El Municipal fue ayer una fiesta. La afición respondió a la llamada creando un ambiente que recordó al de las mejores noches de antaño. A los azules no les faltó aliento durante todo el partido, y ellos respondieron dando una lección de garra, coraje, pero también de calidad.

Consciente de la gran oportunidad que tenía delante, el Teucro se plantó en la pista concentrado, intenso en defensa y moviendo el balón con mucha velocidad en ataque. Con Chapela renqueante, Barrios dio la manija del juego a Borja Pedreira, que respondió echándose el equipo a la espalda liderando la faceta anotadora del Teucro ante un Granollers que, sin ofrecer más que los azules, logró marcharse al descanso con ventaja (11-13).

Pero con lo que no contaba el bloque catalán era con que al Teucro todavía le quedasen balas en la recámara, y la salida en tromba de los azules les cogió por sorpresa. Así, en el minuto 35 los de Barrios devolvían la igualdad al marcador (14-14). Por delante quedaban 25 minutos en los que el Teucro demostró que creía en la proeza. El tiempo pasaba y la igualdad se mantenía, creciendo la sensación de que el partido podía caer hacia cualquier bando.

Emoción hasta el final

Y así se llegó al tramo final. Con uno menos por la exclusión de Porto a falta de un minuto, Pichel puso el 22 a 23 que hizo contener la respiración a la grada cuando los azules robaron un balón a falta de cinco segundos. Sin embargo, el Granollers logró evitar el empate, despertando del sueño a un Teucro que se marchó de la pista en medio de una gran ovación que le debe servir para creer que en su capacidad para volver a la Asobal y que partidos como el de ayer, en lugar de una ocasión especial, se conviertan en su rutina.

TEUCRO 22: Bar, Borja Pedreira (8), Porto (1), Moreira (3), Víctor Rodríguez (2), Carlos García (1, 1p), Sío -siete inicial-, Cadilla (p.s.), Pichel (6, 1p), Dorado, Carlos Pombo, Chapela.

GRANOLLERS 23: Schulz, Blanxart, Pujol (1), Marc García (2), Adriá Pérez, Salinas (6, 2p), Grundsten -siete inicial-. Resina (1), Ruiz (4), Capdevila (1), Campos, Solé (3), Del Arco (5).

Parciales cada cinco minutos: 2-2 (5?), 4-2 (10?), 5-6 (15?), 7-8 (20?), 8-10 (25?), 11-13 (descanso); 13-14 (35?), 14-17 (40?), 16-17 (45?), 18-19 (50?), 20-21 (55?), 22-23 (final).

Árbitros: Fernández Pérez y García Rodríguez. Excluyeron dos minutos a Porto (2), Víctor Rodríguez, Armán, Carlos García del Teucro, y a Del Arco, Pujol, Marc García, Grundsten, por parte visitante.

Incidencias: Alrededor de 1.700 de espectadores en el Municipal.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

El Teucro rozó la proeza