«Estamos aún matriculando a niños sin plaza de otros centros»

El centro ronda los 400 alumnos y es de los pocos de la zona urbana que no está saturado


pontevedra / la voz

Más de ocho mil alumnos de infantil y primaria vuelven esta semana a las aulas, unos días antes de que lo hagan los más de cinco mil estudiantes de ESO y bachillerato. Los centros escolares, al igual que las familias en sus casas, ultiman los preparativos para que todo esté a punto el día 11. Arsenio Núñez Rivas (Cuntis, 1966) dirige desde hace nueve años el CEIP Manuel Vidal Portela (antigua Aneja de Magisterio), un colegio con medio siglo de historia que hoy comparte el edificio de la avenida de Buenos Aires con la Escuela Permanente de Adultos. Es uno de los pocos del área urbana que no está saturado y acoge a niños derivados de otros con mayor demanda. Su reforma integral se plantea como una posible alternativa a la construcción de un nuevo centro en Valdecorvos.

-¿Cómo se vive la semana previa al comienzo del curso en un centro como el Vidal Portela?

-Con mucho trabajo de organización de grupos, de profesorado, viendo qué necesidades puede haber. Básicamente, sobre todo al principio, es trabajo administrativo y papeleo para poner el centro en marcha.

-¿Y cómo se presenta el nuevo curso? ¿Tan convulso como el pasado por los recortes y la Lomce, en trámite de aprobación?

-Yo intuyo o espero que sea más tranquilo. Por lo menos al comienzo del curso no hay nada nuevo o excepcional. En el último año hubo hasta tres convocatorias de huelga con una participación importante del profesorado de este centro. No sabemos este año lo que va a pasar y si los sindicatos prevén más movilizaciones. Los profesores y los padres están preocupados, claro, por lo que pueda suponer la nueva ley en cuanto a recortes en temas de personal, de atención a alumnos con necesidades y todo lo que vaya en contra de la calidad de la enseñanza. A ver en qué queda la Lomce.

-¿Hubo obras en este centro durante el verano?

-No, las tuvimos durante el curso pasado. Eran obras importantes que había que acometer y tuvimos que organizarnos. Fueron mejoras de algunos espacios exteriores, del patio y de los accesos, que necesitábamos.

-¿Cuantos alumnos tienen? ¿Están al completo?

-No. Quedan algunas plazas, poquitas, unas dos en cada grupo de infantil y primaria, salvo en algún nivel. Y ahora mismo aún estamos matriculando a niños que no obtuvieron plaza en otros centros. Rondamos los 400 alumnos, pero ya digo que estamos aún tramitando alguna matricula más.

-¿Cuál es la zona de influencia del centro y de dónde proceden los alumnos que se derivan aquí a mayores?

-Este centro abarca nuestro entorno más próximo del barrio de Santa Clara y llegamos hasta la zona del Parador, A Seca y Loureiro Crespo, donde se divide la población de influencia entre el Álvarez Limeses, Barcelos y nosotros. Los alumnos que nos derivan vienen sobre todo de Juan Carlos I. También tenemos alguno de Monte Porreiro y de la zona centro de influencia del Álvarez Limeses y Campolongo. Ahí hay un excedente de alumnado que normalmente asumimos nosotros. Pero la mayor parte viene de Juan Carlos I.

-Los responsables del Concello y de la Consellería de Educación han polemizado este verano sobre la necesidad o no de construir nuevo colegio y se habló de la reforma integral del Vidal Portela como alternativa. ¿Qué sabe de ese proyecto?

-Hubo un estudio y los servicios técnicos de la delegación de la Consellería estuvieron visitando el centro en varias ocasiones. Sé que hay alguna idea puesta sobre la mesa para esa reforma, pero desconozco en qué punto está. Hay que tener en cuenta que sería una reforma muy grande porque este edificio es enorme y tiene muchos años. Ojalá se haga.

-Comparten el edificio con la Escuela de Adultos. ¿Cómo se reparten el espacio?

-El colegio ocupa aproximadamente la mitad del inmueble y compartimos algunas instalaciones. Nosotros utilizamos un gimnasio de ellos y a nosotros nos piden a veces otra aula. Las relaciones son excelentes e incluso organizamos actividades conjuntamente.

-¿Les han afectado los recortes en cuanto a mejora de instalaciones, personal y demás?

-Las demandas en cuanto a instalaciones se fueron cubriendo el año pasado, aunque hay cosas pendientes. Hay que decir que este edificio, que antes compartimos con Ciencias da Educación, cuando lo dejó la Universidad ya estaba muy deteriorado. Se fueron haciendo cosas, pero claro, son mejoras tienen que ir poco a poco.

-¿Y en cuanto a profesorado?

-Tenemos 32 profesores y con la planificación que estamos haciendo a principio de curso estaríamos cubiertos. El año pasado hubo jubilaciones y plazas de personal provisional que se cubrieron. Ahora se acaban de producir dos bajas por enfermedad y por un permiso, que espero que también se cubran.

-¿El presupuesto del centro se ha reducido?

- En nuestro caso se incrementó el presupuesto porque aumentó el alumnado, una media de 25 por año. En otros que no han tenido ese incremento si que puede que haya habido frenazo.

-La crisis está haciendo mella en las familias. ¿Son muchos los padres que recurren a los bancos de libros?

-Nosotros colaboramos en la recogida con el banco de libros del Concello y sí hay mucha demanda. Lo que también detectamos es un fuerte incremento de las solicitudes de ayudas que convoca la Xunta para la compra de libros nuevos.

-Uno de los frentes abiertos este curso es el copago de los comedores escolares. ¿Cómo les afecta?

-Nuestro comedor está gestionado por la Fanpa y subvencionado por el Concello. El copago lo veo mal. A lo mejor hay que hacerlo por renta y los que puedan que paguen algo más. Puede ser... Pero ahora mismo hay familias necesitadas que nos están pidiendo que les consigamos becas de gratuidad.

-El Vidal Portela está en una vía de alta capacidad y se estrena este año en el Camiño Escolar. ¿La necesidad de ese programa es mayor en este centro si cabe?

-Sí, lo necesitamos especialmente porque el alumnado de fuera de nuestra zona de influencia se traslada en coche particular. Y a las horas de entrada y salida del colegio se suele generar un caos importante y situaciones de inseguridad. El año pasado organizado el párking que tenemos delante con tarjetas para los padres que se desplazan en coche. El Camiño escolar facilitará que muchos niños puedan venir andando solos. Al principio los padres tendrán dudas, pero espero que se den cuenta de que es una opción estupenda de dar autonomía a los escolares de forma segura.

arsenio núñez rivas director del Colegio manuel Vidal Portela

«Los alumnos

que nos derivan vienen, sobre todo, de Juan Carlos I»

«El Camiño Escolar lo necesitamos especialmente»

«Desconozco en qué punto está la idea de reformar este centro»

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

«Estamos aún matriculando a niños sin plaza de otros centros»