El guardia civil que sobrevivió al atraco de A Cañiza: «Nos estaban esperando»

El agente sostuvo que el primer disparo partió de la pistola de uno de los acusados

Comparecencia del guardia civil ante los magistrados de la Audiencia
Comparecencia del guardia civil ante los magistrados de la Audiencia

Pontevedra

El 18 de agosto del 2010, el por entonces cabo Alfonso José Riveiro Cabaleiro estaba preparando los papeles para transferir el mando del puesto de Covelo a un sargento cuando les alertaron de que había saltado una alarma silenciosa en una sucursal de A Cañiza. Minutos después su compañero Jorge Piñeiro yacía abatido y él había recibido el impacto de tres proyectiles. «Nos estaban esperando», aseguró esta mañana en la Audiencia de Pontevedra.

A lo largo de una intensa comparecencia, que arrancó las lágrimas de los allegados y familiares de la víctima que asistían al juicio, explicó cómo vivió el suceso. Relató que, nada más acudir al punto del atraco, José Vilar, Pepiño, le salió al encuentro apuntándole con una pistola, al tiempo que le decía «déjame marchar y aquí no pasa nada».

Añadió que su interlocutor se le fue aproximando hasta que, ya cuerpo con cuerpo, apartó con su mano el cañón del arma hacia un lado, instante en el que se produjo la primera detonación. «Instintivamente» Riveiro Cabaleiro respondió y alcanzó a Pepiño en el cuello.

«Me has dado en la garganta» fue lo que el acusado le dijo antes de comenzar a apretar repetidamente el gatillo. Pese a ser alcanzado en tres ocasiones pudo reducir y esposar al sospechoso. Su pareja de patrulla no tuvo tanta suerte. «Mi cabeza solo estaba pensando en los hijos de mi compañero», señaló esta mañana.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos

El guardia civil que sobrevivió al atraco de A Cañiza: «Nos estaban esperando»