La crisis pone en riesgo el nuevo mapa de emergencias

La asfixia financiera lleva a varios concellos a descolgarse de la creación y posterior mantenimiento de grupos de intervención supramunicipales

Los concellos aportan el 20 % del coste de los Grupos de Emergencias Supramunicipales.
Los concellos aportan el 20 % del coste de los Grupos de Emergencias Supramunicipales.
La Voz

La asfixia financiera que sufren las arcas de buena parte de los ayuntamientos pone en claro riesgo la aplicación del nuevo mapa de emergencias impulsado por la Xunta de Galicia. La normativa contempla la creación de Grupos de Emergencias Supramunicipales (GES), que vienen a sustituir a los antiguos Grupos Municipales de Intervención Rápida (GRUMIR), e insta la participación económica de los ayuntamientos en su puesta en marcha -prevista para principios de julio- y en su mantenimiento.

En principio, la idea es que la Xunta aporte el 60 %, las diputaciones provinciales el 20 % y los concellos, el 20 % restante. Y es ahí en donde se encuentra el problema, ya que se trata de un coste del que muchos ayuntamientos, hoy por hoy, no pueden hacerse cargo. Los ayuntamientos se agarran a que, con la ley en la mano, asumir las competencias en materia de emergencias no es obligatorio para municipios menores de 20.000 habitantes. Otra cosa sería que la futura reforma de la Administración local cambie esta norma.

Aportación de la Diputación

El principal problema, en cualquier caso, es económico. Pese a la reciente firma de un convenio por el que la Diputación de Pontevedra aportará 800.000 euros para ayudar a constituir los siete grupos de emergencias previstos en la provincia, varios municipios se han posicionado ya advirtiendo que «desisten» de la posibilidad de participar en la creación de los GES. Concretamente es el caso de Ponte Caldelas, Cotobade, A Lama, Soutomaior y Fornelos de Montes.

Sus respectivos alcaldes mantuvieron en las últimas semanas varias reuniones en las que se abordó el asunto, y la conclusión es muy clara: asumir los GES «generaría una serie de derechos futuros y una vinculación laboral que, en caso de no persistir este tipo de ayudas o una redefinición de competencias, podrían afectar muy negativamente a las arcas del ayuntamiento en el que fueron legalmente encuadrados».

Pero estos cinco ayuntamientos -que coinciden en que están todos regidos por alcaldes del PP- no son los únicos disconformes con la medida. En O Grove, por ejemplo, existen dudas porque con el nuevo mapa el servicio de emergencia va a pasar a depender de Sanxenxo, cuyo GES se ocupará también de Meaño. La situación se ha enrarecido tanto que la agrupación de voluntarios de Protección Civil de O Grove se llegó a plantear su disolución.

A Lama, Fornelos Ponte Caldelas, Cotobade y Soutomaior «desisten»

En O Grove también se duda del plan por pasar a depender de Sanxenxo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

La crisis pone en riesgo el nuevo mapa de emergencias