El BNG da un paso atrás y dejará el PXOM en manos de PSOE y PP

Louro pide que no se impongan plazos y que se confíe en el diálogo


Pontevedra / La Voz

Amparándose en que en el BNG son «radicalmente demócratas» y cumplen los acuerdos plenarios aun cuando no los compartan, el concejal de Infraestruturas e Ordenación do Territorio, el nacionalista César Mosquera, dio ayer un paso atrás en la gestión del PXOM y se mostró dispuesto a dejarlo en manos de PSOE y PP. Tanto es así que el próximo martes propondrá la creación de la subcomisión que demandaron ambos grupos y planteará que la presidencia de la misma la compartan los dos portavoces: Antón Louro (PSOE) y Jacobo Moreira (PP). «Non ten sentido que leve a presidencia quen votou en contra no pleno», señaló Mosquera.

Este pretende una subcomisión «operativa, funcional, con prazos, e que evite eternizarse no tempo en debates bizantinos e xogos florais». Para ello, el BNG propone que su composición se limite a cuatro miembros y que se adquiera el compromiso de decidir en un máximo de tres semanas si se remite a la Xunta el PXOM ya elaborado -y que ya fue rechazado en su día por la Administración autonómica- o, en caso contrario, dar otras tres semanas más «para elaborar un documento de bases sobre os cambios que se propoñen». Especialmente en los asuntos más conflictivos y que son los que llevaron el documento a su situación actual: la calificación del suelo de Ence, la edificabilidad residencial e industrial, los núcleos del rural o el proyecto sectorial del hospital único de Monte Carrasco, rechazado por BNG y PSOE.

«Liñas vermellas»

Mosquera, que insiste en que las determinaciones que pretendía imponer la Xunta al documento «empeoran clarísimamente as condicións do urbanismo en Pontevedra», subrayó que, aun estando dispuestos a hacer «pequenas concesións», hay determinadas «liñas vermellas» por las que los nacionalistas no están dispuestos a transigir. La calificación de los terrenos de Ence y el plan sectorial de Monte Carrasco son las dos más claras. «O BNG votará en contra dun PXOM que cualifique os terreos de Ence como industriais», insistió.

Por su parte, Antón Louro recogió el guante y aplaudió que se dé cumplimiento al acuerdo del pleno de la corporación, aunque introdujo matices. «É de sentido común que quen preside a comisión de Ordenación do Territorio [Mosquera] presida tamén a subcomisión -indicó-. E se non quere, que dimita de aquela. O que podo adiantar é que eu nunca presidirei unha comisión con Moreira».

Margen de confianza

El socialista también pidió que no se impongan plazos, y menos que se trate de resolver en tres semanas «un asunto que leva dez anos tramitándose». Louro, por último, abogó por que se dé un margen de confianza. Señaló que, aun compartiendo las tesis del BNG en lo que refiere a Ence o a Monte Carrasco, «hai marxe para falar, para dialogar, para tratar de chegar a entendementos». Por su parte, desde el PP no se quiso entrar a valorar el paso atrás del BNG, a la espera de conocer la propuesta en detalle. En cualquier caso se reiteró la voluntad de colaborar para sacar adelante el PXOM.

El asunto promete dar aun muchas vueltas. La más insólita sería que, llegado el caso, Pontevedra podría aprobar un nuevo PXOM con el voto en contra no ya de uno de los socios de gobierno, sino incluso del propio alcalde.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

El BNG da un paso atrás y dejará el PXOM en manos de PSOE y PP