Violencia de la Mujer rechaza asumir el caso de Sonia Iglesias

Fiscalía recurrirá la decisión para que sea la Audiencia quien decida

La ciudad se ha volcado en cada aniversario de la desaparición de Sonia Iglesias.
La ciudad se ha volcado en cada aniversario de la desaparición de Sonia Iglesias.

pontevedra/ la voz

El juzgado especializado de Violencia de la Mujer ha rechazado asumir el caso de Sonia Iglesias, que continuará su camino en el juzgado de Instrucción dos, dónde estuvo desde el primer momento. Ante esta decisión, el fiscal jefe, Juan Carlos Aladro, ya anunció que recurrirá la decisión y será la Audiencia provincial de Pontevedra la que tenga ahora la última palabra. Desde el pasado marzo, Violencia sobre la Mujer estudiaba el sumario de la desaparición para analizar si podían ser ellos los que continuasen con la instrucción. El intento de que fuese este juzgado el que asumiese el caso llegó tras la imputación del compañero sentimental de Sonia Iglesias, Julio Araújo. Aladro pidió al juez Xermán Varela que se inhibiese del caso en favor de Violencia.

La legislación lo permite

La legislación actual considera que este juzgado especializado es competente para asumir aquellos delitos «que se hubiesen cometido contra quien sea o haya sido esposa, o mujer que esté o haya estado ligada al autor por análoga relación de afectividad, aún sin convivencia, así como de los cometidos sobre los descendientes, propios de la esposa o conveniente». Todavía queda un recurso más como última opción, aunque llegar a él sería poco probable. Cabría la posibilidad de que se incoase una cuestión de competencia que dirimiría de forma definitiva qué juzgado continuará tramitando la causa de la desaparición.

Su ex pareja, el único imputado

Hasta el momento, Julio Araújo es el único imputado en el caso de Sonia Iglesias, que ayer cumplió mil días desde la triste desaparición, el pasado 18 de agosto del 2010. Fue la última persona que la vio con vida. Según la reconstrucción policial, su pareja fue vista desayunando ese día en una cafetería próxima al domicilio y, posteriormente, en una zapatería de la calle Arzobispo Malvar. Desde ese momento arrancó un largo proceso de búsqueda sin aportarse las claves suficientes que le permitiesen desenredar el caso.

El avance más fuerte hasta el momento fue la imputación, que no acusación, de Julio Araújo, en el marco de una instrucción por un supuesto delito de detención ilegal. Desde la imputación no se ha vuelto a saber nada más. Y ha pasado casi un año. Precisamente ayer se cumplían mil días de la desaparición de Sonia Iglesias.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos

Violencia de la Mujer rechaza asumir el caso de Sonia Iglesias