La marcha por la donación de órganos cumple su objetivo

Los trescientos participantes en la Pontevedrada recorrieron los 63 kilómetros hasta Santiago sin incidentes reseñables


pontevedra / la voz

El objetivo era concienciar a la población de la donación altruista de sangre, órganos y tejidos para salvar vidas. Y los más de 300 marchosos que participaron este fin de semana en la Pontevedrada, lo cumplieron.

La marcha nocturna solidaria por el Camino de Santiago, que partió el sábado a las ocho de la tarde de la praza pontevedresa de A Ferrería, llegó al Obradoiro compostelano el domingo por la mañana, después de recorrer 63 kilómetros sin incidentes reseñables durante la caminata, salvo algún que otro pinzamiento, un demayo sin consecuencias y las inevitables ampollas, que el apoyo logístico de una ambulancia, osteópatas voluntarios se ocuparon de solventar. También hubo algunos abandonos, que contaron en el apoyo de varios coches escoba.

Siguiendo las indicaciones de los organizadores, cada marchoso iba bien pertrechado con reflectantes, linternas y pilas de repuesto, los teléfonos móviles bien cargados, bebida y alimentos ligeros, ropa de abrigo y chubasqueros, bastones de trekking, calzado y calcetines de repuesto y un pequeño botiquín.

Efectuaron varias paradas de descanso y refrigerio en Barro, Caldas de Reis, Pontecesures y Padrón, y por las localidades por las que pasaron le fueron saliendo al encuentro miembros de Protección Civil de los distintos concellos para garantizarles la seguridad en los tramos más complicados del Camino, por donde discurre pegado a la carretera general.

Gente de todas las edades

Entre los participantes había de todas las edades y procedentes de distintos puntos de Galicia, incluso de fuera. El caminante más longevo fue un pontevedrés de 63 años afincado en Suiza que se animó a sumarse a la Pontevedrada animado por un primo suyo. Y entre los más jóvenes, una niña de 14 años que estaba acompañada por su tía.

A la Pontevedrada también se sumaron el conselleiro de Presidencia, Alfonso Rueda Valenzuela, y el portavoz del grupo municipal de Partido Popular, Jacobo Moreira. Y en la marcha destacó, además, un grupo de soldados de la base de la Brilat de Figueirido.

Los primeros tocaron meta a las 8.00 horas

El colectivo Amigos da Fervenza da Barosa y varios locales de hostelería unieron sus esfuerzos para que las paradas técnica fueran lo más cómodas posible. Pero la marcha contó con otros muchos colaboradores, desde el Concello de Pontevedra hasta el Centro de Transfusión de Galicia, la Oficina de Coordinación de Transplantes y Osteópatas Sin Fronteras (Osfron).

Los participantes fueron llegando escalonadament a la praza do Obradoiro. Los primeros tocaron meta a las 8 de la mañana y los últimos sobre las 13.30. Después se reunieron en el Hostal de los Reyes Católicos para efectuar un sorteo de obsequios entre todos los marchosos y el regreso a Pontevedra lo hicieron cada uno por su cuenta.

Este es el tercer año de la Pontevedra, una iniciativa que impulsaron Raúl Álvarez y Miguel Martínez y que está inspirada en la Valvanerada, una marcha similar que desde hace años se celebra en La Rioja. En este pequeño reto nocturno se mezcló la solidaridad con el espíritu de superación.

Vive Camino

Toda la información sobre el Camino de Santiago en Vive Camino

Votación
5 votos

La marcha por la donación de órganos cumple su objetivo