Los delitos telemáticos se sextuplican en doce meses

El fiscal especializado de Pontevedra alerta de que «la ciberdelincuencia todavía no ha tocado techo»


Pontevedra / La Voz

A lo largo del pasado año, la Fiscalía de Pontevedra ha observado con preocupación la escalada de los delitos telemáticos en la provincia: «El total de denuncias presentadas a lo largo del año 2010 ha sido de 1.568, número este muy superior al de años anteriores (más de seis veces superior a las 256 denuncias del año 2009, por ejemplo)».

Estas cifras no solo confirman el mantenimiento de la tendencia al alza iniciada en años precedentes, sino que también ponen «de manifiesto que la ciberdelincuencia todavía no ha tocado techo». La conclusión a la que llega Luis María Uriarte es que se trata de un problema que «cada vez alcanza unas dimensiones más preocupantes».

En cuanto al origen de estas denuncias, 814 se interpusieron en las distintas comisarías de la provincia y las restantes en los puestos de la Guardia Civil. De esta circunstancia «se desprende que la incidencia de esta clase de delitos no aparece especialmente condicionada por el lugar de residencia de las víctimas».

Siete de cada diez de estos casos investigados se trataba de supuestas estafas a través de Internet. En este punto, el ministerio público diferencia tres tipos de fraudes. El más habitual es el uso de tarjetas de crédito ajenas para realizar abonos en páginas web, mientras que un segundo gran grupo lo constituirían operaciones de compraventa que nunca se llegan a consumar. Ya en tercer lugar, se sitúan el phising o timos de carácter financiero o bancario.

Detrás de las estafas, una segunda tipología delictiva que está experimentado un cierto auge en Pontevedra son las amenazas y coacciones, que derivaron en 226 denuncias durante el 2010. Este tipo de situaciones suele culminar en un juicio de faltas, un camino que también siguieron la práctica totalidad del medio centenar de denuncias que se formularon por atentar contra el honor de las personas.

Violencia sexista

En cuanto a la pornografía infantil, el pasado año se tramitaron por parte de la Fiscalía un total de 29 diligencias.

Y si preocupante resulta el incremento de delitos, otro tanto se puede decir del hecho de que se haya constatado el empleo de nuevas tecnología en el marco de la violencia sexista. Ya el pasado año, se sospecha que en una veintena de ocasiones se emplearon medio telemáticos para quebrantar ordenes de comunicación, un número que se suma a las siete denuncias de «la forma más directa de maltrato psicológico a través de Internet».

En cuanto a otras novedades delictivas, el ministerio público pone el acento en «comportamientos de usurpación de identidades, cuentas de correo electrónico o páginas web». Estos comportamientos dieron lugar en la provincia a 31 denuncias, si bien el fiscal reconoce que tienen «difícil encuadre en nuestro Código Penal».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

Los delitos telemáticos se sextuplican en doce meses