El Supremo ratifica la condena de quince años por el crimen de la PlayStation

La VOz

Los magistrados del Supremo, al igual que ya habían hecho a principios de este año sus homólogos del Tribunal Superior de Xustiza de Galicia, han confirmado los quince años de prisión impuestos por la Audiencia de Pontevedra por el crimen de la PlayStation. De este modo, la pena impuesta a raíz de un veredicto de culpabilidad emitido por un jurado popular hace algo más de un año a Juan Ramón González Agrasar es firme.

El alto tribunal español rechaza que se pueda hablar de un veredicto no motivado, toda vez que se trata de un argumento que ya abordó el TSXG. Es por ello que los magistrados madrileños no dudan a la hora de inadmitir «de plano» este motivo de apelación «ante su manifiesta falta de fundamento».

En cuanto a la pena impuesta de quince años como autor de un delito de homicidio es una condena «debidamente justificada». Al tiempo, se añade que no puede hacerse reproche alguno a la Audiencia, así como se precisa que las circunstancias relativas al acusado, como su «juventud, consumo de drogas, escaso nivel cultural e inmadurez psicológica» tienen la suficiente entidad «como para devaluar la concreta respuesta punitiva dada la gravedad de los hechos».

Estos tuvieron lugar el 13 de junio del 2007 cuando González Agrasar se presentó en casa de la víctima, Marcos Muñiz, para reclamarle una videoconsola, un reproductor de DVD y un casco de moto. Al parecer, ambos mantuvieron un enfrentamiento en el transcurso del cual, mientras el fallecido «sujetaba la cabeza de Juan Ramón para impedir que le mordiera en el cuello, el acusado sacó del bolsillo de la sudadera uno de los dos cuchillos que llevaba y se lo clavó en el pecho».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

El Supremo ratifica la condena de quince años por el crimen de la PlayStation