La batalla municipal esconde una guerra provincial

la voz

Unas 210 alcaldías en las cuatro provincias garantizan el gobierno de las cuatro diputaciones de Galicia. Así, la batalla por cada uno de los concellos esconde una guerra subterránea: la de las diputaciones. Los gobiernos de estas saldrán de las urnas el próximo domingo, aunque apenas se libra la batalla por ellas en primera línea.

La de Pontevedra es una de las dos que quiere mantener el Partido Popular, que apunta también a las de Lugo y A Coruña, ahora gobernadas por socialistas. En todas ellas, la lucha por la presidencia es opaca. Hasta tal punto que ayer, el presidente de la de Pontevedra, Rafael Louzán, incluso evitó posicionarse para la reelección.

Fue durante el debate que los portavoces que PP, PSOE y BNG mantuvieron en Radio Voz Pontevedra que Rafael Louzán eludió asegurar que sería de nuevo presidente de la Diputación, si el Partido Popular logra las 45 alcaldías en la provincia donde ha fijado su objetivo ideal. Y es que las corporaciones provinciales no se someten a las urnas de forma directa. Se conforman con arreglo a los resultados que los partidos obtienen en los concellos que forman los distintos partidos judiciales de la provincia. En el caso de Pontevedra son siete, que se engloban los sesenta y dos municipios de la provincia.

Modesto Pose, el secretario general provincial de los socialistas, apuntó a que también ellos aspiran a hacerse con la presidencia de la Diputación. Aunque su nombre ha sonado en reiteradas ocasiones como posible presidente de la institución, en caso de que la aritmética del 22-M lo haga posible, también Pose eludió posicionarse. Por el BNG, Bieito Lobeira, insistió en la línea oficial nacionalista que aboga por la supresión de lo entes provinciales.

Todos ellos, sin embargo, aceptaron hacer un análisis a toro pasado de los resultados. Será el lunes en el programa Voces de Pontevedra

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

La batalla municipal esconde una guerra provincial