Pedro Burgo se dejó el Rali, y los neumáticos


LALÍN / LA VOZ

Ayer era jornada de resaca para los aficionados al mundo del motor. La décimo séptima edición del Rali do Cocido se convertía ya en historia, e inscribía a Iván Ares en el libro de ganadores de la prueba lalinense.

El triunfo del piloto de Cambre, muy aplaudido por la afición, se vio sin embargo deslucido por la polémica suscitada en el último tramo. Una desgraciada controversia que desde la organización aplacaban recordando que los comisarios, al verse en tal brete, se había ceñido al máximo al reglamento, intentando evadirse de quién era el piloto favorecido o desfavorecido con la consiguiente decisión.

Según trascendió ayer, en un primer momento Luis Moya, patrocinador de Pedro Burgo, cuestionó a los comisarios respecto al porqué de la universalización del tiempo del piloto lucense en el tramo definitivo, pero tras oír las explicaciones pertinentes, optaron por no presentar reclamación ante los comisarios de carrera.

El final deslució el rali

La neutralización de la segunda pasada a Brántega, y la polémica final venían a deslucir un rali que se presentó emocionante y disputado hasta el último segundo. El mano a mano que Iván Ares y Pedro Burgo protagonizaron durante toda la jornada alcanzó su cota máxima en las secciones de la tarde, en las que el piloto de Lugo se sintió mucho más cómodo con su nuevo WRC, hasta el punto de recortar casi 20 segundos a Ares. De hecho, Burgo acabó a poco más de un segundo del ganador a pesar de haber pinchado en la segunda pasada a Saborida, y en la última a Brántega. Aunque la fiabilidad y la fortuna también juegan su papel en las carreras, ayer había quién apuntaba que

justo antes del pinchazo de Saborida, Burgo marchaba con un ritmo vertiginoso rebajando en 17 segundos el crono de su rival. Esos dos pinchazos podrían dar respuesta a la pregunta de muchos aficionados: ¿cómo un Ford Focus WRC 05 no se había impuesto a un Mitsubishi EVO VIII?.

Público e incidencias

Tras descansar apenas unas horas, la gente de la escudería Lalín-Deza comenzaba ayer a recoger los tramos. La organización agradeció la colaboración de las fuerzas del orden (incluidos más de una docena de efectivos del Grupo Rural de Seguridad de la Guardia Civil), y se daba por satisfecha por cómo había transcurrido toda la competición. Solo hubo que lamentar dos evacuaciones, una por coma etílico, y otra al estallar en la mano un petardo a un aficionado de Valga, causándole la amputación de cuadro dedos.

Los ganadores de las Copas

Más allá de la victoria de Ares, el Cocido tuvo otros vencedores, los de las distintas Copas en liza. Fernando Rico, con un Mitsubishi EVO IX firmó el mejor crono de la Top Ten Driver Pirelli 2011. El Volante RACC Galicia 2011 fue para Fran Lago, con un Citroën C2 GT. Marcos Díaz, con un Renault Clío 16v. se llevó a casa la Copa Kumho 2011, y Guillermo Martínez, con un Peugeot 106 XSI se adjudicó la Copa Racing Sport 2011.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

Pedro Burgo se dejó el Rali, y los neumáticos