Pontevedra explota su talento en la ciudad olívica


Después de su debut en Debut, valga la redundancia, los alumnos de la escuela de moda pontevedresa Esdemga muestran estos días su potencial artístico en una exposición que exhibe la Casa Galega da Cultura (praza da Princesa) de la ciudad olívica. Allí están expuestos estilismos de los proyectos de fin de estudios que pudieron verse el pasado día 26 en la pasarela celebrada en el Museo, uno por alumno, correspondientes a Aurea Aburto (la ganadora del primer premio), Ana Carballo (que recibió el galardón Purificación García), Alba Cardalda, Ana María Casás, Adrián Castro, María Domínguez, Sofía González, Laura de las Heras, Alba López, Silvia Moure, Samantha Otero y Luísa F. Rodríguez. Pero también figuran los trabajos que los estudiantes de segundo curso han realizado en colaboración con otros de la escuela Central Saint Martins College of Art de Londres. Este fructífero intercambio artístico consistió en la formación de parejas de trabajo, en las que los estudiantes aportaron el diseño textil de las prendas de una colección y los de la CSM las implementaciones gráficas para esos estilismos. Elsa Díaz, Aroa Veiga, Adrián Rivas Portela, Marta Portela, Oliver Mayes, Humbelina Mira, Noelia Padín, David del Río, Paula Chapela y Cristina Rodríguez Pazos participaron por parte pontevedresa.

Conservar a memoria es el título de otra muestra, en este caso fotográfica, que durante estas fiestas puede visitarse en el Museo do Mar de Vigo. Se trata del resultado del proyecto con el que el pontevedrés Xosé Anxo Fontenla Chas ganó la segunda edición de la Bolsa de Creación Fotográfica: O Mar, que convoca la citada entidad y el Centro de Estudos Fotográficos (CEF). Durante los últimos meses, este licenciado en Bellas Artes hizo un recorrido (ahora plasmado en cuarenta imágenes) por las fábricas de conserva y salazón, la mayoría ahora en ruinas, construidas en la orilla del mar en Galicia, entre los siglos XIX y XX. Este acercamiento al mundo de la conserva sirve como reflexión sobre la importancia de conocer la historia gallega y poder valorar así el patrimonio industrial de la costa. En la elaboración de las fotografías, Chas utiliza un método basado en la escuela alemana de Düsseldorf, donde retratan los paisajes urbanos y las industrias con una técnica muy cuidada, en la que tiene especial relevancia la profundidad de la escena. Conservar a memoria, que permanecerá en el citado Museo hasta el 3 de abril del próximo año, es además un reflejo fiel de la evolución en la construción industrial a lo largo de los últimos años. «Nas instantáneas, pódese comprobar cómo as primeiras fábricas presentábanse moito máis integradas no medio e posuían unha estética moi coidada, a diferenza das construídas máis recentemente, onde prima a funcionalidade frote ó deseño», destacan desde el Museo. Por otro lado, ya se ha abierto la convocatoria de la tercera bolsa, con el objetivo de ofrecer a los nuevos autores la posibilidad de elaborar un proyecto propio relacionado con el mar gallego. El ganador, que deberá ser menor de 35 años, recibirá como premio una bolsa con una dotación de 3.000 euros para la realización do su trabajo fotográfico. Los interesados en participar pueden acceder a las bases en la web museodomar.com.

El vecino de Pontevedra Isaac Fernández acaba de presentar hace unos días también en la ciudad de Vigo, concretamente en la Universidad, el primer diccionario de gallego-euskera y euskera-gallego de la historia. El volumen ha sido editado por la institución académica y su autor es el único traductor e intérprete directo de euskera y gallego. El volumen, que también incluye frases y expresiones típicas, está enfocado, según señaló el propio Fernández, a ayudar a las personas que se quieren acercar, por vez primera, a cualquiera de las dos lenguas. Añade su autor que pone de relieve que el euskera «siendo como es una lengua aislada, léxicamente, es una lengua muy románica, encontrando incluso palabras iguales en ambos idiomas». Este joven, que también ha tenido su faceta de poeta con el nombre de Isaac Rubín, por el que es más conocido, cursó el Bachillerato y COU en el IES Sánchez Cantón de la ciudad del Lérez. Se licenció en Filoloxía Galega por la Universidad de Vigo y vivió más de cinco años en Euskadi, adonde fue para aprender el idioma autóctono. Desde hace un año es lector de galego en la Universidad de Cork (Irlanda).

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

Pontevedra explota su talento en la ciudad olívica