La Justicia de Pontevedra rinde homenaje a «un tipo genial» que se jubila


El fiscal José Paulino González Formoso y Burt Lancaster tienen un punto común. Si este último fue el protagonista de Un tipo genial, el primero fue ayer definido con este y calificativos similares por las decenas de abogados, procuradores, magistrados, fiscales y políticos que compartieron mesa y mental en el restaurante Román para homenajearle por su jubilación. Visiblemente emocionado, Paulino González reconocía que no creía que fuera a echar de menos su trabajo, no así a sus compañeros. Acompañado por su familia, el fiscal cerró ayer un año pletórico en lo que a su vida profesional se refiere. No en vano, en febrero, recibió en la Audiencia Provincial de Pontevedra la cruz distinguida de primera clase de la Orden de San Raimundo de Peñafort. Uno de los que mejor le conoce es Ignacio Saiz, no en vano ambos han compartido despacho en el edifico judicial de A Parda durante los últimos siete años: «¿Cómo es Paulino? Es muy alegre, campechano... Un buen profesional del que yo he aprendido mucho, sobre todo en el ámbito de lo que es el Registro Civil. Es de lo que más conoce. Está claro que voy a guardar un buen recuerdo. Lo voy a echar de menos bastante». Desde el Supremo a la jurisdicción de Menores. A la cita acudieron, entre otros muchos, el magistrado del Tribunal Supremo, Luciano Varela, quien no dudó en señalar que el homenajeado «es una institución en Pontevedra. Es un tipo magnífico», así como el delegado del Gobierno con quien Paulino comparte orígenes en la villa coruñesa de Carnota. Si Antón Louro lo definió como «una persona entrañable, muy buena gente. Toda su familia, que son muy amigos míos, son muy buena gente. Gente luchadora, trabajadora y animosa», más contundente fue César del Pozo, teniente fiscal en Pontevedra, al calificarlo como «un tío cojonudo. Es un gran trabajador, un buen compañero, un tío excelente que lleva aquí muchos años y al que apreciamos todos». Tampoco escatimaron epítetos otros compañeros de profesión como David de la Fuente, Ana Rivas o Pablo Varela, como también lo hizo el titular del Juzgado de Menores, Francisco Sánchez Reboredo: «Es un fenómeno, un amigo de toda la vida». En bandos enfrentados. Los piropos de sus compañeros no son algo casual. De hecho, incluso, los abogados que acudieron a la cita tuvieron grandes palabras para quien, en muchas ocasiones, estuvo enfrentado a ellos en juicios y procesos judiciales. Entre los letrados pontevedreses que quisieron darle su cariño a Paulino González no podía faltar Fernando Romay, para quien su anfitrión se caracteriza por ser «una persona decente, honrada y cumplidora de la ley. Perfectamente puntual y, de facto, nunca pierde una de sus citas, nunca hay que esperarlo». Los que tampoco esperan son los años. Este jueves, 25 de noviembre, Paulino celebró su setenta aniversario y con él cerró un carrera que abarcó 37 años, de los que una buena parte ejerció en la capital provincial.

Lo que está claro es que, al jubilarse, Paulino González disfrutará de más tiempo que dedicar a su familia, amigos y aficiones. Quizás una de ellas sea el fútbol. En ese caso, a buen seguro no se perderá este lunes el derbi que enfrentará este lunes al Barça y al Real Madrid. Conscientes del atractivo de este encuentro, el Liceo Casino de Pontevedra ha anunciado que se podrá disfrutar de este encuentro a través de una pantalla gigante que se ubicará en el salón noble de la entidad. Por cierto, ¿tendrá algo de mensaje subliminal el hecho de que en el cartel anunciador de esta actividad se haya empleado una imagen del carismático Bart Simpson vistiendo una elástica del conjunto merengue?

Es literal. Nada de doble sentidos. Si Paulino González celebró el jueves su 70 cumpleaños, los internos del Programa de Deshabituación de Drogas de la prisión de A Lama conmemoraron ayer el primer lustro de existencia de esta iniciativa que busca contribuir a la rehabilitación de los presos. El subdelegado del Gobierno, Delfín Fernández, acompañado por el director del centro penitenciario pontevedrés, José Antonio Gómez Novoa, pudo contemplar la labor que los reclusos están haciendo para disfrutar de un Belén en condiciones durante las fiestas navideñas. «¿Seguro que es el primero que veis este año?», bromeó el director del penal con los periodistas que se desplazaron hasta la prisión. Y tenía razón.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

La Justicia de Pontevedra rinde homenaje a «un tipo genial» que se jubila