Quintana, que tiene contrato con el Pontevedra, puede irse al Las Palmas

Tino Rascado PONTEVEDRA/LA VOZ.

PONTEVEDRA

La gran temporada del meta grancanario y las carencias de los insulares bajo los palos desataron la alerta

11 jul 2010 . Actualizado a las 02:36 h.

Será difícil que el Pontevedra deje marchar al guardameta Orlando Quintana. Después de unas primeras jornadas de cierta irregularidad, el duro trabajo realizado a las órdenes del entrenador de porteros Martín Ragg le sirvió para mejorar de forma significativa su evolución.

Después de una brillante temporada bajo los palos en el Pontevedra, su intención era regresar a Las Palmas de Gran Canaria, de donde es natural. Precisamente en la isla grancanaria se está barajando la posibilidad de que regrese al equipo en el que se forjó deportivamente.

En cualquier caso, el guardameta tiene un año más de contrato con el Pontevedra y será muy difícil que lo dejen marchar sin una contraprestación económica.

Lo que es evidente es que Orlando Quintana ha completado una gran temporada y es muy probable que haya equipos que puedan interesarse por su incorporación el próximo curso. Además, se da la circunstancia de que el club grancanario tiene solo un portero en la plantilla después de que, una vez finalizada la competición, el argentino Fabián Assmann regresase a su país con un buen bagaje de partidos disputados aunque sin cumplir las expectativas que se habían generado en torno a él.

Por tanto, Pindado, que fue guardameta del filial del Atlético, es el único meta que está en la plantilla de la Unión deportiva Las Palmas y la pretemporada la iniciarán el próximo día 18 en la preciosa isla de La Palma, donde el calor no aprieta tanto como en Gran Canaria.

Falta por saber si el Pontevedra, en ese afán de seguir recortando presupuesto, puede mantener en la plantilla a los jugadores que venían manteniendo unos ingresos como tiene, entre otros, Orlando Quintana.

La pretemporada del Pontevedra se traslada al próximo día 21 y una vez que lleguen los jugadores con contrato en vigor, como es con Quintana, se irá cerrando una plantilla que aún teniendo a trece jugadores amarrados, no se descarta que puedan haber importantes cambios.

Si el Pontevedra entra en la lucha por una de sus piezas claves como es la portería, habría que buscar un profesional con unas características similares para poder aguantar el nivel que ha alcanzado el equipo en el tramo final de la fase de ascenso, al que le impidió llegar en parte el árbitro en el partido de vuelta contra el Alcorcón en el estadio de Santo Domingo.