«Nosotros no queremos ni pedimos las casas en la ribera del mar»

Nadie en el Concello, ni entre los vecinos del litoral, está satisfecho con una norma urbanística restrictiva, que ahora se intenta mejorar y preservar los núcleos costeros


La sentencia del TSXG sobre la casa de la ex conselleira de Pesca ha devuelto a la actualidad un problema que lleva enquistado en Vilaboa durante muchos años. Se trata de la prohibición de obra en una franja de cien metros de ancho en todo el litoral, incluidos los núcleos costeros tradicionales. El Concello lleva varios años intentando mejorar esta situación, que ahora es más urgente ante la necesidad de aprobar para Vilaboa un Plan de Urbanismo. Si esta línea de cien metros se perpetúa en el nuevo documento, la situación de los núcleos costeros no haría más que complicarse.

-¿En estos momentos qué normativa rige el urbanismo de los núcleos del litoral de Vilaboa?

-La situación en la actualidad es la que marcan las normas subsidiarias de 1988 y la Ley de Costas. Esto quiere decir que la afección en estos núcleos está delimitada a cien metros desde el mar. Es primordial para nosotros conseguir reducir esta línea. Los seis primeros metros son de dominio público marítimo terrestre, dependientes de Costas, mientras que el resto lo son de la Xunta de Galicia. Es en esa franja de 94 metros de competencia autonómica donde se han abierto los expedientes de infracción.

-¿Cuántos puede haber abiertos?

-Además del de la casa de la ex conselleira, yo creo que hay varios más con expedientes. La Xunta en un momento determinado abrió expedientes, que pasó el tiempo y quedaron olvidados. Lo que ahora se intenta es conseguir que todas la viviendas de los núcleos queden libres de problemas.

-¿De cuántas casas de los núcleos estamos hablando en la zona de afección?

-Hay que diferenciar las dos franjas competenciales. También hay que diferenciar las que se construyeron antes de la ley de 1988 y lo que se pudo hacer hasta hoy. Es una situación difícil, porque hay muchas viviendas implicadas. Antes de la Ley de Costas hubo construcciones en muchos lugares, donde la ley lo permitía y que tenían licencia municipal. Al menos podemos estar hablando de más de veinte casas.

-¿Cuáles son los núcleos más afectados?

-Santradán, la parte de abajo de Curra y los núcleos de Santa Cristina y O Muíño. Nosotros queremos que se pueda asimilar este suelo al suelo urbano, con lo que nos concederían los veinte metros de afección en lugar de los cienactuales. Con las afecciones existentes con la N-554 y cuatro kilómetros de carretera, nos dejarían sin poder edificar nada entre esta vía y el mar con la norma actual de los cien metros. Se podría construir entre la AP-9 y la N-554, pero no entre esta última y el mar. Nosotros queremos luchar por los veinte metros de afección porque sería fantástico para los vecinos de los núcleos tradicionales. Hay que conocer la situación sobre el terreno y creo que el Gobierno debería tenerlo en cuenta. No queremos, ni pedimos las casas en la ribera del mar, pero ya tenemos una superficie escasa para construir y creemos que los núcleos deben respetarse.

-¿Qué argumentos pueden aportar para defender su punto de vista?

-Hay uno fundamental que son las normas subsidiarias del 88, aprobadas unos meses antes de la Ley de Costas. Nosotros queremos demostrarle al Ministerio que nuestras normas son anteriores a esta ley. Es cierto que los núcleos tradicionales no tenían los servicios mínimos necesarios pero, ¿quién en el rural tenía esos servicios entonces? Hoy en Galicia sigue habiendo pueblos sin servicios mínimos, ni agua, ni alcantarillado. En las normas subsidiarias estos terrenos de los núcleos del litoral aparecen como suelo no urbanizable de núcleo rural existente tradicional. El pleno aprobó esta semana una moción por la que se pretende equiparar este parámetro a suelo urbano de núcleo rural. Así se bajaría la línea de los cien a los veinte metros.

-Parece un proceso difícil.

-Vamos a pelearlo. Podemos apelar a la transitoria 3.3 de la ley. En Marín llevan años peleando para que se les dé también una solución. Nosotros no queremos como en Marín una línea que suba o baje dependiendo de las casas que existen ahora, sino una franja uniforme de veinte metros.

-¿Es un nuevo deslinde una solución viable?

-El deslinde de Vilaboa es de 1997 y ahí es donde está el gran problema porque el Ayuntamiento no presentó alegaciones. En el 2007 se deslindó de San Adrián a Rande y nosotros enviamos una nota informativa al Ministerio, pero el problema está en el resto de la costa.

-¿Qué opina de la polémica sobre la casa de la ex conselleira de Pesca?

-Nosotros queremos que todo el mundo cumpla la legalidad. Hay que recordar que la ex conselleira tiene una licencia del Ayuntamiento. Es más, es de las pocas en esa franja de los cien metros que tiene licencia. Yo soy partidario de que la ley la tienen que cumplir todos, pero creo que hacemos un flaco favor para los vecinos en general el meternos los unos con los otros no sé con qué objetivos.

-¿Qué opina de la actitud de la oposición en este tema?

-La oposición tiene un comportamiento positivo, pero tengo que reconocerle que me parece sorprendente que digan que yo no defiendo a los vecinos. La ley la tienen que cumplir todos.

-Pero tanto el PP como el BNG sí lo acusan de pasividad a usted.

-No entiendo el por qué, que me expliquen cuál de mis actos es una irresponsabilidad. Tampoco entiendo las críticas de Rafael Louzán. Yo tengo que defender a mis vecinos, ¿cómo no lo voy a hacer? Lo que dije fue que desde el 99, cuando gobernó el BNG y el PSOE hasta ahora hemos tenido una gran suerte en que los vecinos piden licencia, pero ha cambiado muchísimo la ley y nos han ayudado las circunstancias porque poca gente podía cumplirlas.

-¿En qué les afecta la franja de los 500 metros?

-Tuve una entrevista con el director de Sostenibilidade e Paixase y por la explicación creo que los 500 metros pueden ser más o menos restrictivos en ciertas zonas, si tienes una plantación de frondosas, o algún elemento que interviene en el paisaje. Pero en el caso de Vilaboa, los 500 metros no nos influyen para nada.

-¿Y cómo se reflejarán los cien metros en el PXOM?

-El informe de Urbanismo fue muy restrictivo, pero me encantaría llegar a un consenso para aprobar el PXOM o dejarlo todo preparado en este mandato.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

«Nosotros no queremos ni pedimos las casas en la ribera del mar»