«Fue la casa familiar hasta los años 80»

La familia Romay llevan cuatro años esperando un comprador para el pazo del siglo XVII, ubicado en la carretera de Campelo, donde crecieron los seis herederos directos


«Aquí o coñecemos como O Castillo», explica una de las vecinas de Campelo para referirse al pazo de la familia Romay, que se erige en pleno valle de Poio como un retal de la historia de Pontevedra. Uno de sus hermanos, Fernando Romay, sube las escaleras con cierta nostalgia mientras recuerda su vida en el interior del pazo. «Hasta 1980 fue la casa familiar, después me casé y, como todos mis hermanos, lo abandonamos», indica este abogado pontevedrés conocido por su defensa de las familias gitanas de O Vao.

Un total de 12.500 metros cuadrados de terreno arropan los 600 del pazo del siglo XVII, que fue reformado en 1940. «Papá construyó la tercera planta y las balconadas», explica Romay, quien confiesa que mantener el inmueble supone un gasto elevadísimo, muy difícil de sostener. «Somos seis herederos y algunos ya no viven en Pontevedra», indica. Desde hace cuatro años intentan vender este tesoro familiar que han heredado de la familia de su madre por 2,4 millones de euros. «Los interesados llegan a cuentagotas, pero siempre viene alguien a verlo y a veces no vuelven a llamar. Un constructor fue el que estuvo más cerca de comprarlo pero el estallido de la burbuja inmobiliaria lo arruino», recuerda.

Aunque entrar en su interior es para Romay un viaje a la nostalgia, no se resiste a mostrar los muebles de madera noble de su interior que «hizo papá a mano». Camas, mesas, mobiliario de salón y una enorme chimenea dejan el recuerdo de lo que antaño fue un hogar de veinte habitaciones. Solo la planta de abajo cuenta con tres siglos de historia, el resto han sido reformados y la torre está ahora ocupda por un salón y el despacho de su padre.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos

«Fue la casa familiar hasta los años 80»