El filial granate se hunde en la última posición a pesar de sumar un punto en Ordes

La Voz

PONTEVEDRA

04 nov 2008 . Actualizado a las 02:00 h.

Una victoria y tres empates en diez jornadas han llevado al Pontevedra B a ser colista de Tercera División.

El mal arranque del equipo de Tonino ha hecho sonar la alarma en el club granate para evitar sorpresas a finales de temporada.

La falta de gol es una de las carencias más notorias del equipo pontevedrés. En diez partidos marcó solo cinco goles, lo que le pone muy cuesta arriba el salir de las posiciones de descenso.

El gol que ha conseguido en Ordes, donde el domingo arrancó un empate, fue obra de Matelo, de penalti. El jugador granate fue expulsado en el último minuto.

Por tanto, a Tonino le espera una dura remontada. Después de los muchos años que le costó al club granate regresar a Tercera División, sería un duro golpe tener que volver a la Regional Preferente. Mimbres para lograr la permanencia parece que hay suficientes.