«Hasta el producto más típicamente imperialista puede ser solidario»


Sandra López vende en su tienda de comercio justo una ?Coca-Cola antiimperialista, por muy contradictorio que pueda sonar. Se llama Cola Liberación, y está elaborada en Cuba. Doce botellas valen dos euros; no tiene el mismo sabor que la original, pero puede ser ideal para elaborar el famoso cubalibre.

-¿Qué tal se vende este producto?

-No sale demasiado porque la marca Coca-Cola es muy fuerte y la gente se inclina más por la original. No sabe igual, pero a mi me parece que para el botellón tiene que valer perfectamente.

-Es curioso que un símbolo del capitalismo se venda en una tienda de comercio justo...

-Hasta el producto más típicamente imperialista puede llegar a ser solidario. Esta Cola está fabricada en Cuba; es la que beben allí.

-¿Cuáles son los productos que más se venden?

-Sobre todo café y chocolate. También té... Ahora hemos empezado con la ropa y la verdad es que se está vendiendo fenomenal. Son diseños de los países de origen, con tejidos y tintes tradicionales.

-¿Hay mucha diferencia de precios entre estos productos y otros?

-Son algo más caros, pero no mucho más; nadie se va a arruinar por pagar cincuenta céntimos más, y cuando lo haces estás ayudando a gente que realmente lo necesita.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

«Hasta el producto más típicamente imperialista puede ser solidario»