«El aficionado primero se fija en el aspecto, y si luego suena bien, mejor»


La tienda de Roberto Mathieu puede ser una juguetería para adultos, o una fábrica de sueños. Y es que son muchos los que siempre han querido saber tocar un instrumento. Entre guitarras eléctricas y baterías, es muy fácil imaginarse como un virtuoso Jimmy Page o un escéntrico Keith Richards

-¿Se pasa por aquí algún cliente conocido en el mundo de la música?

-Puntualmente, por ejemplo el flautista de Celtas Cortos. Aquí vienen los músicos, y el problema es que los famosos siempre son los cantantes, y los cantantes compran un micrófono y nunca más los volvemos a ver.

-¿Qué instrumento tocan más los pontevedreses?

-Tocan de todo menos música electrónica, que hay muy pocos que se animen. Eso es algo que no ocurre en la zona de Levante, en Valencia. Hay más afición a ese sonido.

-Aquí se encuentran instrumentos para zurdos...

-Tengo siempre una guitarra y un bajo para zurdos, para que puedan probar amplificadores. Tienen menos gama de colores, de precios y de modelos, lo tienen más compicado.

-¿Hay mucho músico exquisito?

-Sí, hay mucho músico de boutique, que pide pedales soldados a mano, por ejemplo. Hay gente que cambia el modelo de la guitarra por el color. La estética manda. Un profesional busca la calidad, pero el aficionado mira primero el aspecto, y si luego suena bien, pues mejor.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

«El aficionado primero se fija en el aspecto, y si luego suena bien, mejor»