Cómo visitar todos los días desde Madrid el piso de Silgar

La Voz CH. C. | SANXENXO

PONTEVEDRA

Reportaje | El turismo abre nuevas vías de negocio Controlar incidencias en la casa de veraneo a cientos de kilómetros es el sueño de los propietarios de segundas residencias que un grupo de emprendedores se ha propuesto explotar

08 nov 2004 . Actualizado a las 06:00 h.

Salta el limitador del circuito eléctrico en un piso vacío de Sanxenxo. La incidencia pasa desapercibida en Madrid, donde el propietario sueña con comerse en el próximo puente el marisco que dejó congelado en su última visita a Galicia. Resultado: el cabreo del interesado es sólo comparable al mal olor que mana del frigorífico descongelado que ha echado a perder la esperada mariscada. La solución viene ahora de la mano de una idea empresarial ya avanzada. Un grupo de emprendedores ha visto en las más de siete mil viviendas de segunda residencia que hay en Sanxenxo una oportunidad de negocio. De la mano de las nuevas tecnologías crearán una empresa de domótica que permita a los propietarios controlar todo lo que sucede en el piso de veraneo cómodamente sentados frente al ordenador. La idea está ya avanzada y busca convertir las segundas residencias en viviendas inteligentes capaces de controlar y alertar de cualquier incidencia que se registre entre sus paredes. La iniciativa ha surgido en un seminario dirigido a nuevos emprendedores que se celebra en Sanxenxo y que busca apoyar ideas para la creación de empresas. No es la única propuesta que ha abierto nuevas líneas de negocio a la sombra del turismo. El mismo foro ha visto nacer una idea complementaria. ¿Qué pasa si cuando salta el limitador en Sanxenxo no hay marisco en el congelador? Aparte de que se evitarían malos olores en el piso, también se podría truncar una buena cena por falta de previsión en la compra del marisco. Una empresa en gestación propone una solución a los propietarios de viviendas de segunda residencia en tiempo récord. Entre sus ofertas, la de llenar la nevera y airear la casa sólo unas horas antes de que el propietario llegue a pasar el fin de semana. Mesa, mantel y casa limpia al alcance de una llamada. Las comodidades del hogar, con el servicio de hotel.