Niños gallegos aprenden a tocar el violín en un campamento de verano de la Xunta

Paula P. Ferreira / r. n. OURENSE / LA VOZ

XUNQUEIRA DE AMBÍA

Gabriel Alén en el campamento Tocando el violín en Xunqueira de Ambía
Gabriel Alén en el campamento Tocando el violín en Xunqueira de Ambía ALEJANDRO CAMBA

Durante una semana combinarán el aprendizaje del instrumento con actividades de ocio y recreo en Xunqueira de Ambía

21 jul 2023 . Actualizado a las 05:00 h.

El complejo de las Escolas Vellas de la colegiata de Xunqueira de Ambía, acoge el programa de actividades Tocando el violín, que recibió la visita del delegado territorial de la Xunta, Gabriel Alén. Destacó la importancia de potenciar los valores que transmite la música a nivel cognitivo y personal. Este campamento forma parte de la campaña de verano de la Xunta, que oferta en toda la provincia de Ourense más de 1.500 plazas en diferentes actividades y voluntariados en verano.

Durante una semana, 20 niños de entre 9 y 12 años exploran el mundo de la música desde el aprendizaje del manejo del instrumento de cuerda frotada. El día 15 de julio este programa de inmersión musical comenzó su segunda edición tras el éxito que tuvo el pasado verano. «Este año han repetido como seis niños, que nunca antes habían tocado el violín», cuenta Elsa Ferrer, una de las profesoras del programa.

Prácticamente la totalidad de los asistentes tienen en común que no habían cogido nunca este instrumento, por lo que el aprendizaje de estas actividades comienza desde la base. «El pasado año teníamos una gran mayoría que no había tocado nunca el violín. En este, la mitad tiene nociones, sobre todo los que repiten del año pasado, pero el resto no, aunque ya están integrados y con mucha ilusión», explica Elsa. 

Con violines de todas las medidas necesarias, ofrecen todo el material preciso para que la inmersión en el aprendizaje musical sea lo más acertada posible. «Tenemos mucha experiencia en Xunqueira, donde nos facilitan espacios y todo para poder realizar esta labor musical, que por un lado es artística, a nivel concierto, y por otro lado educativa, con los niños», comenta la profesora.

Miembro del grupo Ars Combinatoria, tanto Elsa como los demás profesores transmiten a los más pequeños sus conocimientos sobre el arte de este instrumento, a lo largo de cada mañana durante la semana de duración del campamento. Además de aprender a tocar el violín, todas las jornadas comienzan con un pequeño concierto ofrecido por los propios profesores, para que los niños aprendan a escuchar ese tipo de música y después comentar la actuación entre todos ellos.

Combinado con otras actividades de ocio por las tardes, como excursiones al río, a la piscina o juegos para alternar horas de diversión con horas de aprendizaje, Elsa asegura que la ilusión por el concierto final para todos los padres de los niñoses el principal motor. «Ellos tienen esas ganas de superarse desde que se lo dices el primer día hasta el último. Al principio no sabíamos si iba a ser posible organizar una actuación con unos niños que nunca habían cogido un instrumento. Pero vimos que son capaces, que aprenden de maravilla y más en grupo, por eso siempre queremos que empiecen a tocar juntos», confiesa Elsa.

El punto final a estas actividades lo pondrán en la mañana de este sábado 22, con el concierto en el que todos los participantes demostrarán ante sus familiares lo aprendido a lo largo de esa intensa semana, sacando a relucir sus dotes musicales y cerrando la que podría ser una etapa determinante en el futuro de muchos de estos niños.