Elixio Rivas: «Perdín 800.000 pesetas pero seguín coa miña»

Xunqueira de Ambía reconoce su labor hacia el Camiño Mozárabe


ourense / la voz

Con el marco grandioso de la colegiata, Xunqueira de Ambía se esforzó por dedicar un acto sencillo y humilde al que ya es su hijo predilecto, el sacerdote Elixio Rivas Quintas, estudioso, lingüista y destacado en muchas facetas etnográficas y culturales. Pero su municipio natal le reconoce un papel fundamental, su trabajo para que el Camiño Mozárabe fuese reconocido oficialmente como ruta jacobea. Salomónicamente, recordó el alcalde José Luis Gavilanes, la Xunta acordó bifurcar la Vía de la Plata en A Gudiña, para que hubiera desde entonces dos opciones, la defendida por Rivas, y la que querían empresarios de la zona de Verín. Ahora los peregrinos pueden seguir la de la N-525 o la mozárabe.

Elixio Rivas recordó su infancia en Fondodevila, los maestros que tuvo y cómo exploró el castro de Cerdeira. Recibió del alcalde la propuesta, a principios de los noventa, de escribir sobre el camino que pasaba por Ambía. El homenajeado explicó cómo aceptó la tarea. Investigando en el Archivo Provincial, con las indicaciones de Olga Gallego, descubrió un documento sobre la fundación en Xunqueira de Ambía de un hospital de cien plazas para pobres y peregrinos que venían por el «Camino Real o Francés». «E dixen agora vai», contó Rivas ayer a su auditorio de la antigua colegiata. Se documentó a pie, recorriendo 145 kilómetros desde Lubián a Ourense, hablando con la gente y contrastando autores, rememoró. Luego llegó la convocatoria, en 1993, para el estudio oficial. Rivas se encargaría de la parte del medio ambiente y artística a cambio de 800.000 pesetas. Dos años después, eligieron la ruta por Verín. «Tiña o traballo preparado pero non o mandei. Perdín 800.000 pesetas pero seguín coa miña», recordó. Por algo el alcalde le definió como investigador «contumaz e contundente».

Vive Camino

Toda la información sobre el Camino de Santiago en Vive Camino

Votación
0 votos
Comentarios

Elixio Rivas: «Perdín 800.000 pesetas pero seguín coa miña»