Un centro deportivo para Eva y Celtia

El pabellón de Xunqueira de Ambía lleva años funcionando, pero nunca tuvo nombre. Desde ayer lleva dos.

Las madres de las jóvenes recibieron retratos de sus hijas.
Las madres de las jóvenes recibieron retratos de sus hijas.
la voz

El pabellón de Xunqueira de Ambía lleva años funcionando, pero nunca tuvo nombre. Desde ayer lleva dos. El de Celtia Cabido y el de Eva Pérez, las dos amigas que vieron truncada su vida -tenían 22 y 24 años respectivamente- en el accidente de Angrois. Ayer, como ya ocurrió el 26 de julio durante el funeral, la emoción y el dolor inundaron de nuevo la localidad ourensana en la que vecinos, amigos y conocidos participaron en el homenaje acordado por el pleno municipal y fue también una demostración de apoyo a sus familiares.

Pensando en transmitir ese abrazo colectivo redactó Carmen Limia, amiga de ambas familias, un escrito que leyó en el acto celebrado en la Colegiata de Santa María. Hablaba de duelo, pero también de la necesidad de mirar al futuro y seguir adelante. Los compañeros de Eva y Celtia leyeron su propio texto. Marisol Mendive hizo sonar el órgano del templo y las familias recibieron retratos de sus hijas y cestas con flores. Después, todos se desplazaron al pabellón y se descubrió la placa que las recordará siempre.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos

Un centro deportivo para Eva y Celtia