Contar historias


Me explota el corazón. Vale que en mi caso no es tan sorprendente porque tengo tremenda tendencia a exagerarlo (y a celebrarlo) todo, pero es así. Se me ha hinchado tanto que temo que reviente y lo salpique todo de confetis. Aunque el resultado no estaría mal para una fiesta, que por cierto, de organizarla que no falte el champán y que esté presidida por un enorme globo rojo en forma de 3. Porque este periódico que sostienes es el tercer medio más leído en España y a mí no me cabe el orgullo en el pecho. Estoy completamente orgullosa del lugar en el que trabajo, de la casa en la que se ha convertido para mí y de la familia de profesionales, compañeros y amigos que le dan vida. Siempre he defendido que mi oficio, el mejor del mundo, se traduce en contar historias, en tratar de ser la voz de las personas. Da igual que seas Alexia, Inés o Paula, tres adolescentes del IES 12 de Octubre luchando por la igualdad en la educación; que seas Roberto Verino presentando una nueva colección inspirada en la búsqueda de la comodidad que ha generado el confinamiento. Da igual que te apellides Bouza y decidas subir la persiana de un nuevo bar en mitad de la pandemia; que seas Loli Martínez, la primera mujer pantalla de Xinzo; o que te llamasen Chachi, fueses el profesor de cocina más alegre de todo Vilamarín y una enfermedad acabase con tu vida demasiado pronto. En La Voz de Galicia he aprendido que las grandes historias las hacen las personas y que todas ellas tienen algo increíble que contar. A ti, que ahora las lees pero seguro ya has protagonizado alguna, doblemente gracias. Porque esto es cosa tuya, aunque me vas a permitir un par de días de corazón completo y explosión de felicidad. ¡Muchas gracias!

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Contar historias