Las ventas de las areneras de A Limia caen a la mitad

El sector ve con incertidumbre su futuro ante las consecuencias de la pandemia


xinzo / corresponsal

El principal sector industrial de la comarca de A Limia, el de las areneras de Sandiás y Vilar de Santos y que da trabajo a cerca de medio centenar de empleados de forma directa, está notando de forma contundente las consecuencias del parón económico por el estado de alarma. La caída de pedidos se ha rebajado a la mitad en los últimos días en lo que se prevé como el posible prólogo de una situación que puede empeorar a corto y a medio plazo.

A pesar de que la actividad en estas industrias no ha sido prohibida ni restringida, a diferencia de otros negocios, los problemas son varios para el desarrollo normal de las areneras. Uno de los empresarios y portavoz de la asociación de areneros de Xinzo de Limia, Alberto Nóvoa, indica: «Durante los primeros días de la alarma no se notó demasiado esta nueva situación, pero en las últimas jornadas hemos detectado en nuestra sociedad una caída de ventas que supera el 50 %». Además, el empresario asegura que «tanto por parte de Sanidade como de nuestra patronal se nos han dado instrucciones sobre las medidas de protección laboral en esta etapa. Los trabajadores que trabajan en grupo llevan mascarillas, aunque lo normal es que los operarios desarrollen su labor de forma individual. Los que sí llevan mascarillas y otros elementos de protección son los camioneros que trasladan los pedidos».

Transporte

Una de las dificultades esenciales de esta actividad económica es la limitación de las rutas habituales con Portugal, uno de los destinos de buena parte del material de las areneras antelanas. «Los camioneros tienen que trasladarse desde A Limia hasta los pasos fronterizos de Tui o de Feces de Abaixo, en Verín, ya que el resto de vías están cortadas. Eso supone un problema adicional», remarca este empresario.

A pesar de las restricciones el país vecino puede contribuir a sostener el negocio de los áridos limianos y ourensanos. «Allí hay ahora mismo un nivel importante de obra pública que se está desarrollando y van a seguir precisando material», expone Novoa. Otra cosa es en Galicia y España. «La situación aquí es absolutamente imprevisible. Puede haber un parón económico muy grave que nos va a afectar a todos, también a nosotros en los próximos meses. No obstante es muy prematuro hacer afirmaciones rotundas, ya que no sabemos ni hasta cuándo va a durar la alarma y luego, quedan por comprobar las consecuencias económicas de la crisis», indica.

En cuanto a la posibilidad de ERTE en alguna de las tres compañías de áridos radicadas en la comarca, Nóvoa se muestra cauto: «Por el momento vamos a aguantar a ver cómo se solventa toda esta crisis. Cada empresa es libre de tomar las medidas que considere oportuno, pero es muy prematuro aventurar que va a suceder a ese nivel».

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Las ventas de las areneras de A Limia caen a la mitad