La crisis provoca el cierre de la mitad de los bares de la zona de vinos de Xinzo en un año

Una docena de establecimientos echaron el cierre


xinzo / la voz

La crisis prolongada que acecha al sector hostelero del centro de Xinzo está teniendo en 2018 su año más funesto. En poco más de 12 meses han bajado la persiana de forma definitiva una docena de establecimientos ubicados en la barrios como Lepanto, Constitución y algunas calles adyacentes en pleno corazón de la villa.

Nombres señeros de la zona de vinos como Lugareño, Terrazas, A Mina, Chicago o A cociña da avoa, entre otros, se vieron obligados a cerrar al no poder afrontar los costes de mantener sus locales abiertos. También dejaron de existir taperías o pizzerías céntricas. Irene Fernández, que regentó hasta hace meses uno de estos locales que no pudo aguantar el tirón, resume: «Salvo en épocas puntuales como carnavales o verano no merecía la pena tener abierto el bar. En ocasiones, hacías cajas de 15 o 20 euros en toda una jornada. Así no se podía tirar para adelante». Años antes ya habían caído otros como El Recoveco, o pubs históricos como O Esquinazo, Ozono o Cien Copas, entre otros.

Este cierre de locales y el temor a posibles clausuras en los próximos meses ha tenido en los últimos tiempos nuevos capítulos. El alza en el precio del pago por el fútbol codificado puede provocar serias pérdidas de clientes durante el otoño y el invierno. Otro hostelero, Ricardo Peleteiro, se muestra inquieto. «A ver como evoluciona esto, pero el panorama no es nada bueno», considera. Algunos hosteleros ya tomaron la decisión de darse de baja de la empresa Movistar para ver el balompié codificado. Afirman que el incremento de costes les impide pagar cuotas de más de 400 euros mensuales.

En otros establecimientos el cierre es temporal. Sucede en algunos casos como en la rúa Constitución, en el que las exigencias de Sanidade han obligado a algún propietario a asumir costosas reformas. Se trata de que los establecimientos puedan adaptarse a las obligaciones de la normativa sobre el espacio y condiciones de las cocinas o las dimensiones de los almacenes, entre otros requisitos planteados por la Xunta.

Época dorada

Xinzo fue durante los años 90 y hasta 2010 una de las villas gallegas con un mayor ratio de establecimientos por habitante. Hace un cuarto de siglo se llegaron a contabilizar hasta 164 establecimientos a lo largo de los 33 núcleos del municipio. Ahora, esa cifra apenas llega a 90. Son casi 9 bares por cada 1.000 habitantes, más del doble delos 4,05 de Ourense, los 4,46 de O Carballiño o los 4,13 de Verín.

Pepita Araújo: «El alquiler es más caro que en Ourense»

Pepita Araújo regenta junto a su familia uno de las cafeterías más conocidas de Xinzo, Estación 85, en el centro de la villa. Su visión sobre el sector no es muy optimista tras una larga época de crisis que no deja de ir a más. «Uno de los problemas que existen en la villa es que los alquileres de locales en Xinzo son muy caros, en algunos casos, más que en Ourense».

Araújo confiesa que la fuerte subida del fútbol de pago es un enorme lastre para los bares y cafeterías limianas. «Hemos tenido que darnos de baja, ya que no nos era rentable. Nos suponía tener que hacer 13 euros adicionales de caja todos los días», resalta.

Seguir leyendo

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

La crisis provoca el cierre de la mitad de los bares de la zona de vinos de Xinzo en un año