El equipo ROCA de la Guardia Civil investiga 16 hurtos y robos en granjas de Ourense

El grupo de robos en el rural actúa sobre todo en las zonas fronterizas con Portugal


ourense / la voz

Los Equipos ROCA (Robos en el Campo) de la Guardia Civil se implantaron en Ourense en el 2011. El robo continuado a explotaciones ganaderas de A Limia obligó a poner en marcha este grupo, compuesto en Ourense por tres agentes, que tienen como cometido evitar los robos y vigilar permanentemente las zonas más afectadas por estas prácticas delictivas. Durante el 2017 llevaron a cabo varias operaciones que sirvieron para esclarecer delitos relacionados, sobre todo, con explotaciones ganaderas o incendios forestales provocados. En lo que va de año, los agentes ya investigan dieciséis casos de hurtos en explotaciones apícolas de toda la provincia y siete delitos de robos en granjas porcinas de la comarca de A Limia.

El año pasado, en la operación Carruxo, investigaron a un ciudadano portugués por ser el autor de cuatro delitos de robo en explotaciones ganaderas de la comarca de A Limia. Sustrajo 43 cabezas de ganado ovino y caprino, que trasladó al país luso. Un delito, que también cometió un vecino de Sandiás en ocho ocasiones. Otro de los casos más habituales es el del robo de gasoil en explotaciones. El año pasado sucedió en A Limia y fue detenido un vecino de Xinzo. Varias operaciones del equipo ROCA permitieron durante el 2017 la detención de autores de incendios forestales. Tras la denominada operación Lumex ingresó en prisión (hoy en libertad bajo fianza) un vecino de Lobios, perteneciente a la brigada de extinción de dicho concello, por ser el autor de seis delitos de incendios forestales, en la zona de A Baixa Limia. También se detuvo a su cooperador. El equipo ROCA estuvo detrás de la detención de un vecino de Vigo en el concello de Os Blancos, tras ser el autor de un incendio ocurrido en una de las jornadas negras del pasado año en la provincia.

Tras siete años de trabajos e investigaciones, los agentes han podido establecer un mapa de las zonas conflictivas - se encuentran principalmente en la frontera con Portugal-, hacer un esquema de los modus operandi que permiten relacionar unos delitos con otros y poder atribuirlos a las mismas personas.

Los robos en el campo se mueven dependiendo de la época del año. Según explican los agentes ourensanos, desde enero hasta el mes de mayo, se centran en las colmenas. Seguidamente aparecen los incendios. En octubre la actividad delictiva se traslada a la comarca de O Ribeiro en búsqueda de uvas y, a partir de noviembre, a la Ribeira Sacra, por las castañas. El único delito que se repite durante todo el año es el que tiene que ver con robos en explotaciones ganaderas aunque en invierno, los delincuentes actúan con mayor facilidad porque anochece antes y hay menos gente en los pueblos. Uno de los aspectos que diferencia el trabajo de este equipo en Ourense con el del resto de provincias es la frontera portuguesa. Afirman que la colaboración con las autoridades lusas es muy buena y subrayan que los delitos son cometidos tanto por ciudadanos portugueses como españoles. Y la zona más conflictiva, la comarca de Verín.

Grandes sustracciones apícolas, pero también fraudes a los seguros

c. a.

En lo que va de año se ha denunciado en la provincia el robo de 287 colmenas y 64 cuadros. A Mezquita, Maceda, Os Blancos, Xunqueira de Espadanedo, Esgos, San Xoán de Río o Parada de Sil han sido algunos de los concellos en donde tuvieron lugar este tipo de delitos, que pueden ir desde la desaparición de 52 colmenas a una. O simplemente el vaciado de los cuadros para extraer la miel o la cera.

 

El robo de mayor proporciones de este año sucedió el pasado 15 de enero en la localidad de San Pedro, en el concello de A Mezquita, en donde se denunció la desaparición de un total de 95 colmenas, valoradas en 10.000 euros. Detrás de este tipo de delitos están personas que conocen perfectamente cómo manipular las colmenas y que, además, saben dónde encontrarlas y cuándo robarlas. Los agentes de ROCA señalan que esta especialización está clara. Y que tanto es así, que no son los mismos grupos los que centran su actuación en las colmenas que los que se dirigen a explotaciones ganaderas. Además, suelen trabajar por encargo. Lo robado ya tiene destino. Aunque fue hace dos años cuando este tipo de delitos se multiplicó, en el 2018 se ha notado un nuevo aumento, debido principalmente a una meteorología adversa y a una gran demanda de abejas, colmenas, miel y cera. Pero detrás de esas denuncias también se han descubierto fraudes a los seguros. El pasado año, en la denominada operación Cortizo, se investigó a un vecino de Xinzo como autor de supuestos delitos de denuncia falsa y estafa, tras haber informado del robo de 101 colmenas de su propiedad en dicha localidad. Por eso es importante para la investigación que este grupo esté cada vez más especializado. «Cuando investigas mucho te das cuenta de que hay ciertos parámetros que se repiten. Que coinciden en actos delictivos»», afirma uno de los agentes. Es cuestión de tiempo pero, sobre todo, de colaboración ciudadana.

Seguir leyendo

Vigilancia permanente y comunicación con los colectivos más afectados

Los equipos ROCA de la Guardia Civil tienen como objetivo mejorar la seguridad de las instalaciones que se encuentran en grandes extensiones de terrenos y que presentan unas características que las hacen más vulnerables. Suelen estar dispersas y en zonas despobladas. La mayoría son explotaciones agrícolas y ganaderas que, habitualmente, se encuentran alejadas de las principales vías de comunicación y que, en su mayoría, sus propietarios no viven en ellas. Se trata de proporcionar una cobertura integral a agricultores y ganaderos, desde los contactos iniciales al intercambio de información, investigación e identificación de los delincuentes. Además de acciones formativas en materia de seguridad para que los vecinos sepan cómo actuar en estos casos.

Por eso, la mayor ventaja de este grupo es su contacto permanente con colectivos agrícolas y ganaderos que les permite recopilar información, establecer mapas de riesgo en cada demarcación y explicar a los colectivos las medidas que pueden llevar a cabo para mejorar su seguridad. Además, destacan, se convierten en una referencia para ellos en materia de seguridad y tienen mayor presencia en los lugares en donde se les precisa.

Otro de los trabajos que llevan a cabo y ayuda a implementar no solo la seguridad, sino también el control de todas las explotaciones, es el establecimiento de mapas de geolocalización de todas las granjas que existen en la provincia de Ourense.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

El equipo ROCA de la Guardia Civil investiga 16 hurtos y robos en granjas de Ourense