Agricultores y ganaderos de A Limia recurrirán el decreto de la ZEPA tras seis años vigente

La asociación Adegal apelan al perjuicio de la protección de aves para el sector

A Limia es una zona especial de protección de aves.
A Limia es una zona especial de protección de aves.

xinzo / la voz

La Asociación de empresarios ganaderos y agricultores de A Limia, Adegal, decidirá en su junta directiva de la próxima semana la presentación de un recurso contencioso administrativo contra el decreto de la Xunta del año 2009 que declaró la ZEPA en la comarca antelana. Ese decreto definía una zona de especial protección para las aves en 7.000 hectáreas de siete concellos antelanos: Xinzo, Sarreaus, Sandiás, Vilar de Barrio, Xunquiera de Ambía, Porqueira y Trasmiras.

A Limia es sólo una de los veinte espacios de este tipo en Galicia, que ocupan 9.400 hectáreas en total. No obstante, es con diferencia la más extensa y la única en la que se radican gran cantidad de explotaciones agrícolas y ganaderas desde hace décadas. Sus características en relación a otros lugares ZEPA gallegos como A Illa de Ons o Peña Trevinca son, por tanto, muy diferentes.

La presidenta de Adegal, Maite Joga, a falta de ratificación formal de los órganos de la agrupación, confirmó el recurso y justificó la medida ante la cerrazón de la Xunta en atender las «peticiones que durante años hemos hecho para que se atendieran nuestras alegaciones al decreto».

La responsable de la agrupación pone ejemplos: «Si uno quiere abrir o reformar una explotación ganadera en zona ZEPA tiene que cumplir una serie de requisitos muy estrictos». «Hay que esperar -según la presidenta- entre seis y nueve meses para tener autorización de la Xunta para ello. Si no estás en zona ZEPA en la misma Limia esos permisos los tramita el Concello correspondiente y su gestión y aprobación puede durar un mes».

Los severos requisitos de la ZEPA afectan a cierres, estructuras y materiales de explotaciones y a usos agrícolas. La complejidad de los requisitos exigidos hace que, según Joga, «haya que pedir permiso a la Xunta para todo».

La propuesta de la ZEPA durante el gobierno bipartito ya provocó manifestaciones de agricultores y una gran polémica en 2006. Con posterioridad, el ejecutivo de Alberto Núñez Feijóo ratificó definitivamente el decreto en 2009.

La Consellería de Medio Ambiente ha defendido siempre que la implantación de la ZEPA en A Limia era una exigencia de la Unión Europea (que en su día solicitó que la zona de protección fuera mucho mayor de la finalmente ratificada). La Xunta ha reiterado también varias veces su voluntad de respetar las actividades agrarias y ganaderas en A Limia.

Los grupos ecologistas gallegos han defendido tradicionalmente la instauración de una zona de protección, pero criticando las características de la ZEPA limiana porque «quedaba corta» en extensión y características para la defensa de la gran riqueza ornitológica de esta comarca ourensana.

Problemas para el tratamiento de los purines

El tratamiento de purines de las granjas limianas es otro problema esencial para el sector ganadero antelano. Una reciente sentencia del Tribunal Constitucional confirmó el decreto del 2013 del Gobierno sobre el recorte de primas a las energías renovables. Un posterior decreto de 2014, apoyado en el ya validado por el Constitucional, también recortó las ayudas a las plantas de cogeneración energética, como la del tratamiento de purines agrícolas en Sarreaus. El cierre de esta planta pone en solfa el futuro de trescientas explotaciones en A Limia. Aluden al altísimo coste del traslado de estos purines ya no a Sarreaus, como antes, sino a municipios como A Gudiña o A Cañiza.

Un paraíso para más de doscientas especies

A Limia y sus humedales como las charcas de Sandiás es uno de los paraísos ornitológicos gallegos con 226 especies de aves. Alberga 23 de singular valor. Es la principal área gallega de invernada y cría de zampullín chico, cigüeña blanca, ánade real, azulón, polla de agua o avefría. También es una de las más importantes zonas en España de cría de agachadiza común. Asimismo, supone de los escasos puntos en España de cría de cerceta y es una de las pocas zonas europeas en las que se puede ver a la aguja colinegra. El avetorillo, al archibebe, el chorlitejo chico, la avoceta común, el martín pescador o la garza real son otras de las especies valiosas que habitan en la comarca antelana.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Agricultores y ganaderos de A Limia recurrirán el decreto de la ZEPA tras seis años vigente