Cuatro días de incendios dejan nueve mil hectáreas quemadas en 15 concellos ourensanos

El conselleiro de Medio Rural, José González, calificó a los incendiarios de delincuentes


Ourense

El conselleiro de Medio Rural, José González, que visitó Vilariño de Conso la madrugada del martes en plena ola de incendios, señaló la intencionalidad de los fuegos que asolan la provincia ourensana desde el sábado y calificó a los incendiarios de delincuentes. Además, pidió compresión a los vecinos del las localidades afectadas en las decisiones que se ha ido tomando en estos días, alabando la labor realizada por los medios de extinción.

Durante ese martes se superaron las nueve mil hectáreas de monte quemadas en un total de 16 incendios forestales. Los de mayor afectación seguían activos al cierre de esta edición. Son los de Vilariño de Conso (2.000 hectáreas), Lobios (2.000) y Cualedro (1.300). También proseguían los trabajos de extinción en Chandrexa de Queixa, Rairiz de Veiga, Vilardevós, Manzaneda, A Mezquita, Laza y Montederramo, Se estabilizaron los de Vilar de Barrio, A Gudiña y Muíños y quedaron controlados uno en Maceda y otro en Trives.

La mejora de las condiciones meteorológicas en este martes —con menor intensidad de viento y menos calor —permitieron que desde primera hora se pudieran incorporar a las labores de extinción de incendios los aviones anfibios del Ministerio de Transición Ecológica que el lunes no pudieron intervenir por la mala visibilidad.

«Arde el corazón del Xurés. No podremos ni llamarle parque»

Los alcaldes temen ahora el efecto de las tormentas sobre las zonas calcinadas

cándida andaluz

Los alcaldes de los concellos más afectados por los incendios forestales de los últimos días coinciden al señalar la huella dramática de los fuegos. Mientras el regidor de Cualedro, Luciano Rivero Cuquejo, -municipio en el que los focos se han multiplicado- comentaba en varios medios de comunicación la intención de pedir la declaración de zona de especial emergencia por los fuegos, la alcaldesa de Vilariño de Conso, Melisa Macía, miraba al cielo temiendo las consecuencias que las tormentas y grandes trombas de agua pueden tener en el terreno calcinado.

«Esta es una catástrofe en toda regla»

«Esta es una catástrofe en toda regla. Y ahora se espera la llegada de lluvias torrenciales que arrastrarán todo lo quemado. Habrá muchos problemas y las aguas se contaminarán», explicaba este martes afectada por las dos mil hectáreas que el fuego se tragó en su municipio. «La intencionalidad es clara. En este concello se contaron hasta nueve focos diferentes. Saben lo que hacen, todo está muy estudiado, son profesionales de los incendios. Esto no lo puede hacer solo una persona», relata. «Acaban con nuestros medios económicos, con nuestra forma de vida. Pido a los vecinos que denuncien, una persona sola no puede hacer nada, pero sí entre todos», afirma Melisa Macía. Por su parte, la alcaldesa de Lobios, María del Carmen Yáñez, hacía un llamamiento claro para no dejar en el olvido lo sucedido estos días, una vez que desaparezcan las llamas. «Está ardiendo el corazón del Xurés. Va a quedar poco que quemar; no podremos llamarle ni parque. Hacemos un llamamiento a la conselleira de Medio Ambiente para que tome las medidas que merece un parque denominado de prioridad máxima», critica la regidora. Yáñez implica a todas las administraciones en esta tarea. «Este incendio no ha sido prioritario porque no había núcleos de población cerca. Si no se hubiera dado esta concatenación de fuegos en toda la provincia no estaríamos así y tendríamos medios suficientes, pero es necesario un plan global».

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Cuatro días de incendios dejan nueve mil hectáreas quemadas en 15 concellos ourensanos