«En Valencia do Sil hubo una ciudad tardorromana en el siglo IV»

María Doallo Freire
M. Doallo OURENSE

VILAMARTÍN DE VALDEORRAS

Terminan los trabajos de excavación de este año en el yacimiento valdeorrés

24 may 2021 . Actualizado a las 13:10 h.

El grupo de arqueólogos Sputnik Labrego terminó este viernes sus tres semanas de excavaciones en los yacimientos tardorromanos de Valencia do Sil, en Vilamartín de Valdeorras. En los trabajos de este año estuvieron apoyados por ocho alumnos del Máster de Arqueoloxía de la Universidad de Santiago de Compostela, igual que ocurrió en el 2020, que realizaron sus prácticas en lo que fue un asentamiento romano que data de los siglos IV y V después de Cristo. 

Aunque todavía queda analizar todas las muestras recogidas, los arqueólogos gallegos han sacado varias conclusiones durante el avance de las excavaciones. «Hemos podido comprobar la complejidad del asentamiento y la enorme densidad de estructuras y de material que todavía hay presentes en él», comenta Carlos Tejerizo, codirector del proyecto junto a Celtia Rodríguez. «Gracias a las excavaciones de este año sabemos que se trata de un yacimiento ocupado casi en su totalidad y muy bien organizado, tanto que estaríamos hablando de que en Valencia do Sil hubo una ciudad tardorromana en el siglo IV», continúa. Durante estas tres semanas han llegado a localizar evidencias de estructuras que se corresponderían con las calles de esa urbe, entre las que estaría distribuido incluso un sistema de canalización de aguas. 

Con sus hallazgos, Sputnik Labrego ha visto reflejada la importancia de este yacimiento. «Se ha consolidado como un proyecto a medio-largo plazo. Estamos ante un referente en la comarca de Valdeorras, tanto en términos patrimoniales como de formación arqueológica», explica Tejerizo.

La guinda a las tres semanas de excavaciones fue una visita guiada por el asentamiento, en la que participaron tanto vecinos de Vilamartín de Valdeorras, como personas interesadas en el tema. «Nuestra intención es dar a conocer este lugar y que la gente pueda descubrir todo lo que pasó en él», termina el arqueólogo.