«Sentimos un golpe seco, pero seguimos durmiendo», dice la propietaria de la casa contra cuyo muro chocó un camión de pizarra

Herido grave el ocupante de un camión de pizarra tras empotrarse contra una vivienda en Vilamartín


Ourense

Habían salido poco después de las cinco de la mañana desde el aparcamiento de Transchao en Vilamartín de Valdeorras. Dos conductores partían en dirección a Santander con el camión cargado de pizarra. Habían recorrido apenas tres kilómetros por la N-536 en dirección hacia la N-120 cuando chocaron contra un cable del tendido eléctrico, que estaba en medio de la carretera. La fuerza del impacto hizo que se rompiera parte de la cabeza tractora. El conductor perdió el control del vehículo y tras dañar los árboles de un jardín exterior siguió su camino unos doscientos metros por encima de la acera hasta derribar un muro lateral y atravesar un prado enlodado antes de chocar contra el cierre de una vivienda, donde quedó empotrado. 

El conductor resultó herido leve y tras una revisión médica fue dato de alta. Su compañero, que iba de copiloto, salió peor parado. Fue trasladado en ambulancia hasta el Hospital Comarcal de Valdeorras, y posteriormente trasladado al CHUO en Ourense. «A preocupación é que se recuperen canto antes», apuntaban desde la empresa de transportes en la que ambos conductores trabajan. La Guardia Civil está trabajando en el atestado para saber qué ocurrió; y al tiempo, los operarios de la empresa eléctrica trabajan en restablecer el cableado eléctrico, cuya rotura ha dejado sin suministro a las dos viviendas más cercanas al poste.

«O poste está no medio dun prado, e estes días choveu moitísimo e fixo aire; puido ser que baixara un pouco e provocara o que provocou», explica el alcalde, Enrique Álvarez Barreiro, que llegó a la zona del accidente poco después de que sucediera. Hablaba de que, a pesar de todo, hubo hasta suerte: «Se o cable chega a estar un pouco máis baixo, segaríalles a cabeza», añade.

Dentro de la vivienda contra la que chocó el camión dormían Virginia Armesto y su marido. «Sentimos un golpe muy grande; pero más que un golpe, un ruido raro, pero así en seco», cuenta la mujer. Aunque en un principio estuvieron a punto de levantarse de la cama, finalmente optaron por continuar durmiendo. Achacaron lo ocurrido a un trueno, o a un terremoto, y lo dejaron pasar. Fue a primera hora cuando se enteraron de lo ocurrido. Les llamó por teléfono un sobrino, que pensaba que seguían en Santander (ciudad en la que pasan largas temporadas). «Le dije, 'pero si estamos aquí'; y ya me dijo 'asómate a la ventana'», relata. Fue entonces cuando vio lo ocurrido. Y entonces se llevó el susto. «Lo primero que pensé fue en la persona que estaba dentro del camión. El impacto fue ver la imagen de dónde vino el camión y hasta dónde llegó», señala. Porque, como resalta, «lo demás todo se arregla». Y se congratula de que no hubiese pasado antes, porque ayer mismo por la tarde estuvo limpiando el solar, donde había basura acumulada.

Una patrulla de motoristas del destacamento de O Barco y un equipo de atestados de Verín están interviniendo en el lugar de los hechos, retirando los restos del camión y recabando indicios para aclarar lo ocurrido. También fue preciso el trabajo de los bomberos del parque comarcal de Valdeorras, con sede en A Rúa.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

«Sentimos un golpe seco, pero seguimos durmiendo», dice la propietaria de la casa contra cuyo muro chocó un camión de pizarra