«Esta seca está sendo a nosa ruína»

El sector del campo pide ayudas ante un año de sequía en el que arrastran los efectos de las heladas de abril


ourense / la voz

Ganaderos, agricultores y apicultores de Viana do Bolo, A Gudiña, A Mezquita, Vilariño de Conso, O Bolo y A Veiga protagonizaron días atrás una tractorada por las calles de Viana do Bolo para gritar juntos a la Consellería de Medio Rural que necesitan ayudas. Dicen que las heladas supusieron una gran pérdida para sus explotaciones y que ahora la sequía está acabando de darles la estocada. Aseguran que sin ayudas, muchos echarán el cierre.

rosa pérez

«Todos os días tráiolle auga ás vacas no coche. Leva tempo e esforzo». Rosa Pérez es una ganadera de Xava (en O Bolo) que tiene 150 vacas repartidas por varios prados. «Cada día teño que ir dúas ou tres veces encherlles o depósito da auga. Teño uns bidóns no coche e voullos levando, dependendo do calor, porque uns días beben máis que outros. Leva tempo e esforzo», resalta la trabajadora del campo. Dice que los prados en los que tiene el ganado acostumbraban a tener agua, «pero é que moitos agora non está nin húmidos». Y añade: «É unha catástrofe», porque recuerda que septiembre y octubre todavía son por tradición meses de sequía en Galicia. «É cando máis se nota. Xa hai follas das árbores do chan, cando deberían estar así a finais de outubro, porque nin as árbores soportan estes calores»

Asegura que ella nunca había vivido una sequía tan importante, y que su padre tampoco recuerda una situación tan difícil para el sector agroganadero. Asegura que no es solo una cuestión de dar de beber al ganado, sino que también se traduce en la comida. «Estamos preparados para empezar a meter herba seca a partir de decembro, e este ano os animais xa a están comendo agora, porque os prados están secos... Non sei como acabaremos, porque teremos que comprala, e supoño que, como todo, o prezo encarecerá. É un sobrecusto que temos e non sei se lle poderemos facer fronte», señala.

antonio pérez

«Recollemos pouca herba, e de mala calidade, así que lles damos penso». Antonio Pérez tiene 101 cabezas de ganado (entre crías y en producción) en su explotación de Viana do Bolo. Para ellas trabaja 120 hectáreas de terreno de las que cada año recoge unos 1.300 rollos de hierba seca, con las que las alimenta en invierno. Este año, con la sequía, sacó apenas 342. «A diferenza é abismal», clama. A eso se suma además que la hierba de este año es de mala calidad. «Non ten proteína, así que a fórmula do penso houbo que modificala para meter máis soia, que é un produto caro; e encarece todo», señala el ganadero. «Gustaríame que a conselleira viñera aquí e vira isto en estado puro», señala. Y añade: «Parece que somos unha comarca que estamos esquecidos e que queren que nos aburramos e marchemos de aquí».

XOÁN GONZÁLEZ

«Xa vendín varias ovellas para tratar de reducir custes na explotación». Xoán González tiene un rebaño de 260 ovejas en Vilariño de Conso. Tenía cuarenta más, pero decidió venderlas en un intento por reducir costes. «Vendinas para que, as que teño, telas o mellor posible», señala. En sus fincas todavía queda algo de agua para alimentar las ovejas, pero el campo está seco y ya no tienen dónde comer. «É unha ruína. Xa compramos un camión de palla e agora imos pedir 100 rolos máis de herba», señala. Las heladas les dejaron sin apenas producción en sus fincas. «Pasamos de ter 120 rolos de herba a coller 30. E ademais, temos que comprar penso», señala. Xoán denuncia que se siente totalmente olvidado, como el resto del sector. «Eu incorporeime este ano, que moito dicían desde a Xunta que era o ano do rural, pero o que vexo é que estamos esquecidos», remacha.

maría páez

«É unha burla que nos manden coller auga a un tanque seco». La semana pasada la conselleira de Medio Rural ofreció a los ganaderos la posibilidad de utilizar el agua de los tanques contra incendios para dar de beber al ganado. La vianesa María Páez, responsable de Unións Agrarias en la localidad, considera el ofrecimiento una mofa. «É como unha burla que nos manden coller auga a un sitio que está seco», señala. Dice que en el Concello de O Bolo hay cuatro tanques, y que ninguno es una alternativa a los ganaderos. «Os de Valdanta e Celavente están secos, o de Celeiros é inaccesible e o de Buxán ten uns dez centímetros de auga -dice-. Dinnos que podemos coller auga, pero como non levemos area...». La sequía afecta a todos. Los prados están secos, los regatos apenas llevan agua -en los casos en los que no hace semanas que están sin nada-. «Hoxe é moi raro atopar un prado verde», señala.

«As reservas de auga son insuficientes. Aínda que queira, non teño case onde ir buscala. Temos a preocupación de que non temos alimento para os animais, e pronto non teremos auga», asegura. Dice que la comarca siente que está abandonada por los responsables políticos. «Desde que en maio a xeada causou grandes danos aquí, aínda ninguén nos chamou para preguntar que pasou. Ás veces parece que isto non é Galicia», denuncia. Y remata: «Non estamos pedindo unha esmola, non queremos axudas, ¡necesitámolas!».

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

«Esta seca está sendo a nosa ruína»