El Concello de Verín repetirá el proceso selectivo para contratar a un trabajador social

La Voz OURENSE / LA VOZ

VERÍN

La CIG solicitó enviar a la Fiscalía de Ourense el expediente administrativo, pero esta iniciativa no fue apoyada por el resto de participantes e la comisión

18 jun 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

La comisión de control encargada de revisar el proceso selectivo para la contratación laboral temporal de un trabajador social en el Concello de Verín ha decidido que se debe repetir desde el principio. Toma esta decisión, además de por las presuntas irregularidades y «anomalías» detectadas por la secretaria, después de que la única aspirante que superó la primera prueba, la hija del alcalde de Verín Gerardo Seoane, decidera retirarse tras la polémica generada por la forma en la que se desarrolló el proceso.

En concreto, se acordó por unanimidad proponer al órgano municipal competente, la Concejalía de Recursos Humano y Régimen Interior, la realización de una nueva convocatoria de la plaza de trabajador social para el servicio municipal de Dependencia. Además, que se elaboren unas nuevas bases específicas para dicha plaza, que serán ratificadas por la parte sindical en una nueva comisión de control. No aparece recogida en la resolución de la comisión la propuesta de la CIG, sindicato mayoritario en el Concello, que pedía que se remitiera a la Fiscalía de Ourense el expediente administrativo íntegro por si interesaba la apertura de diligencias de investigación. Lo propusieron por «os múltiples indicios de irregularidades detectadas no desenvolvemento da proba selectiva», constató la CIG en el dictamen que presentó tras las comisiones.

La CIG fue quien se interesó por los resultados del proceso al conocer que la secretaria veía «anomalías». El sindicato descubrió que la hija del alcalde había sido la única que pasó la prueba con clara diferencia sobre el resto. Acertó las 38 preguntas que contestó de las 40 totales, mientas que el resto de aspirantes no sacó más de un punto. El sindicato pidió seguidamente la creación de una comisión de investigación del proceso selectivo, que se reunió por primera vez el día 9, decidiendo poner en cuarentena los resultados.  En este contexto, la hija del regidor decidió abandonar el proceso argumentado, entre otras cosas: «Tras verme incursa nun conflito de terribles proporcións que me transcenden, dominado por intereses políticos que intúo só buscan causar o maior dano posible a determinadas persoas moi cercanas, e no que me vexo utilizada como arma arroxadiza para atacar directamente a membros da miña familia, renuncio a continuar como aspirante no proceso de selección para a praza de traballadora social dos servicio municipal de dependencia». Días antes, otras aspirantes habían denunciado el desarrollo del proceso y desde el PP se pedía la dimisión del alcalde de Verín.