Cierra la hostelería en 10 concellos de la provincia

El viernes se detiene la «actividad no esencial», en palabras del presidente de la Xunta, en Ourense, Amoeiro, Barbadás, Coles, O Pereiro, San Cibrao, Toén, Verín y Xinzo, que se suman así a O Carballiño

Feijoo ha puesto como ejemplo el caso de O Carballiño para anunciar las nuevas restricciones en Galicia
Feijoo ha puesto como ejemplo el caso de O Carballiño para anunciar las nuevas restricciones en Galicia

O Barco

Desde el viernes a las 15.00 horas se cerrará toda la actividad no esencial en nueve ayuntamientos de la provincia. Se extiende así la medida aprobada hace más de 10 días en O Carballiño, donde se mantiene, y que ha permitido mostrar una bajada importantes de la curva, según ha dicho el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijoo. Así, tanto en la ciudad como en Barbadás, Coles, Amoeiro, O Pereiro de Aguiar, San Cibrao das Viñas, Toén, Verín y Xinzo de Limia se restringen todas las actividades no esenciales y se cierran perimetralmente, por lo que solo se podrá salir (o entrar) para cuestiones sanitarias, laborales o de fuerza mayor (como cuidado de mayores o dependientes). En el área que rodea a la ciudad el cierre es comarcal, por lo que en el caso de los vecinos de Ourense y Barbadás verán ampliado el perímetro en el que pueden moverse. Por contra, los residentes en O Carballiño, Verín y Xinzo de Limia solo podrán moverse dentro del ayuntamiento en cuestión.

«O comercio funcionará co mesmo criteiro que o resto de Galicia. Poderemos ir ás tendas e aos comercios coa mesma intensidade que ata agora», ha dicho Feijoo. Y cerrará la hostelería, que únicamente podrá trabajar para ofrecer servicio a domicilio o recogida, «que si poderán ofrecer todos os establecementos de restauración, cafetería e bar que consideren oportuno». La práctica deportiva quedará restringida a la actividad individual. Seguirán abiertos los cines, teatros y auditorios, pero al 50 % de aforo y con un límite de 30 personas en interior y 75 en exterior.

Las medidas se mantendrán durante un mes, con el objetivo de que los establecimientos que tienen que cerrar puedan reabrir en diciembre para poder salvar la campaña de Navidad, ha añadido Feijoo. Ha resaltado que no está garantizado que pueda hacerse, pero ha apelado a la implicación de toda la sociedad para conseguirlo.

Pero, ¿qué ha pasado en O Carballiño?

La incidencia de la pandemia en la localidad había sido muy baja en la primera ola. Apenas 75 casos. Pero llegó septiembre y una fiesta privada con varias decenas de personas se convirtió en un gran foco de contagio que hizo que el virus se transmitiera de manera descontrolada. En apenas una semana, del 1 al 8 de octubre, los casos activos pasaron de 21 a 85. Entonces la Xunta decretó la limitación de reuniones únicamente entre convivientes, pero la curva seguía sin bajar; así que el día 14 (con 163 casos activos) se decidió el cierre perimetral junto a Boborás y O Irixo (ambos en nivel 0 de alerta). Y la curva seguía subiendo, llegando el día 20 a su pico máximo. Dos días después, la Xunta restringía la actividad a las actividades básicas, y la curva comenzaba a señalar bajada. O Carballiño, en todo caso, sigue en nivel 3 de alerta, porque pese a haberse ralentizado el ritmo de contagios, todavía se han registrado más de 21 nuevos casos en la última semana. A día de hoy hay 84 personas pasando el coronavirus.

Feijoo ha explicado que las medidas se justifican en el incremento de la presión asistencial en toda Galicia. En la provincia, la situación preocupante. Hay 86 personas en planta y 17 en uci debido al coronavirus (estos últimos, todos en el CHUO). En el hospital público de la ciudad hay 68 pacientes en planta, 9 en el comarcal de Valdeorras y 7 en el de Verín; y otros 2 en el centro privado Cosaga de la ciudad de As Burgas.

Bajan los casos activos para situarse en 1.211, tras las 105 altas registradas en las últimas horas, y los 44 nuevos casos detectados. En este sentido, la tendencia en Ourense es diferente a la registrada en el resto de Galicia, ya que a nivel general los últimos quince días se está viviendo un «repunte perigoso», mientras que en la provincia el pico máximo se dio hace más de dos semanas. El día 17 había 1.610 personas contagiadas.

En lo que respecta al Concello de Ourense también bajan los casos activos hasta los 336, aunque sigue habiendo contagios. Más de 120 en los últimos siete días, lo que hace que siga en nivel tres de alerta. En lo que respecta a Barbadás, la situación es mejor y ha conseguido bajar al nivel 2 de alerta, lo que supone que ha habido entre 14 y 21 nuevos casos en la última semana. La mayoría de los casos se corresponden con el brote detectado en la residencia Nosa Señora dos Miragres, situada en Cabeza de Vaca. En el centro están contagiados 84 residentes y 45 trabajadores (aunque no todos tienen su médico de cabecera en el centro de salud de la localidad, por lo que no contabilizan en los datos de Barbadás).

También baja a nivel 2 de alerta el Concello de Verín tras haberse ralentizado los contagios, después de varias semanas con restricciones (y en cierre perimetral con Oímbra y Vilardevós desde el día 22). Son 61 los casos activos (siete menos que ayer), tras llegar a 92 en el pico, registrado el día 27 y que desde el Sergas achacan al repunte registrado durante el puente del Pilar. En Oímbra hay 12 contagiados, y 4 en Vilardevós (dos menos en cada ayuntamiento). Ambas localidades están en nivel 0 de alerta, tras haber sumado menos de 7 nuevos casos en la última semana.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Cierra la hostelería en 10 concellos de la provincia