Las matronas ven un «agravio» al rural el fin de los partos en Verín

El Colegio de Médicos considera «correcto» el cierre del paritorio del hospital comarcal por motivos técnicos

S. Martínez
ourense / la voz

La cascada de reacciones tras el anuncio de cierre del paritorio del hospital comarcal de Verín no se ha hecho esperar. Desde la gerencia del área sanitaria provincial lo justifican poniendo el foco al otro lado de la frontera. En Chaves, en el año 2007, el Gobierno luso puso el punto y final a la actividad del paritorio. «Y lo llevaron a Vila-Real, porque los partos anuales no alcanzaban los 450», explican.

Mientras tanto, la clausura del de Verín no encuentra un apoyo homogéneo entre los diversos colectivos afectados. Integrantes de la Asociación de Matronas de Galicia, dirigida por Isabel Abel, se concentraron este martes ante la Escola Galega de Administración Pública, en Santiago de Compostela, para defender una «sanidade pública de calidade para todas as mulleres galegas, tamén as do rural».

Abel, que mostró su apoyo a las compañeras del paritorio afectadas por el cierre, se queja de que la supresión del servicio supone «un agravio comparativo con la cobertura que reciben las mujeres en las ciudades, porque si quitas esto parece que le estás diciendo a las jóvenes de los núcleos menos poblados que se vayan del rural». Desde el área sanitaria provincial, mientras tanto, responden que la asistencia ginecológica no se corta, sino que solo se cierra el paritorio. «Hay cuatro matronas y tres ginecólogos que van a seguir trabajando en Verín. Y el servicio de control, preparto y posparto se seguirá ofreciendo allí. Lo único que se traslada es la unidad de partos», concretan.

Con todo, las matronas han mostrado su enfado con la gerencia encabezada por Félix Rubial, así como con el jefe de ginecología, José Luis Doval, al entender que sus declaraciones dejan en mal lugar a las trabajadoras. «Dicen que las madres no parían de forma segura en Verín alegando que las matronas habían perdido soltura. Eso es falso, y se pone en tela de juicio nuestra profesionalidad», concluye.

A través de un comunicado, la Asociación Galega de Matronas rechazó las palabras de Rubial y Doval, al entender que ningunean el papel de las profesionales del gremio. «Só falan de médicos especialistas e ‘persoal de apoio’», lamentan.

La falta de especialistas

Mientras tanto, desde el Colegio de Médicos de Ourense, todavía no han mantenido una junta al respecto, pero José Luis Jiménez, presidente de la asociación, ve en ello una «decisión correcta si se atiende a los criterios técnicos de los profesionales de ginecología y pediatría, que son los que más conocen la realidad de la situación».

Pero esta aceptación de lo sucedido tiene matices. Jiménez opina que, desde la vertiente de la búsqueda de seguridad y la calidad del servicio, «con tan pocos partos por año, organizativamente se puede ir perdiendo vitalidad ante situaciones inesperadas, más allá de que Verín está en el límite del número mínimo de partos avalada para mantener esta unidad». Y a la vez, Jiménez entiende que esta situación podía haberse mitigado con una previsión acorde a los fenómenos demográficos. «Mantener un ginecólogo y un pediatra de guardia para un parto cada cuatro días es, cómo mínimo, cuestionable. Porque además, en este momento no hay suficientes especialistas de ambas áreas, y la no eficiencia trae efectos colaterales», razona.

Jiménez sostiene que el principal déficit a nivel estatal y autonómico sigue siendo de «planificación». «Ha sido nefasta al estimar la necesidad de profesionales en términos demográficos», avisa. Las raíces del problema, a su juicio, están en la reducción de presupuesto para formación en los años de la crisis, lo que ha ido laminando áreas como la Atención Primaria y la atención de los anestesistas. «Por ahorrar una cantidad pírrica de dinero, se limitaron las plazas del MIR. Y es muy necesario sacar profesionales en función de las necesidades que tengas en el momento», dice.

El Bloque Nacionalista Galego (BNG) criticó este martes la política de contratación sanitaria en la provincia a través de la diputada Noa Presas: «As profesionais non veñen pola desorganización de servizo de sanidade ourensán e o tipo de condicións que se lles está ofrecendo».

Movilizaciones en la provincia

Son días convulsos en la sanidad provincial, y así se palpa en la calle. Las manifestaciones de apoyo a la huelga de la Atención Primaria en distintas partes de Galicia tendrán eco en la capital. Hoy, a partir de las 17:30 horas, se ha convocado una concentración ante el centro de salud Novoa Santos, que se repetirá mañana a la misma hora, partiendo también desde el Novoa Santos y con parada final en el parque de San Lázaro.

Demandas también en Celanova

Por otro lado, el BNG registró este martes mociones en seis concellos -A Bola, A Merca, Cartelle, Celanova, Ramirás y Verea- exigiendo «a restitución do servizo de radiodiagnóstico no centro de saúde de Celanova, que leva catro meses sen funcionar».

Más de ocho mil personas han firmado contra la clausura de la unidad

La iniciativa de activar una recogida de firmas en la plataforma Change.org para pedir el mantenimiento del paritorio en el hospital de Verín se ha saldado con más de 8.000 firmas de respaldo en poco más de tres días.

Los responsables de la concentración, que comenzará este sábado a las 17:00 horas con una simbólica concentración de ‘abrazo’ en torno al edificio sanitario, mostraron su satisfacción por el apoyo recibido de organizaciones sociales y políticas y agentes sociales de la localidad. Los promotores del acto del sábado, que culminará con una manifestación desde el hospital hasta la Praza Maior, no descartan nuevas movilizaciones hasta que se rectifiquen decisiones como la anunciada la semana pasada.

El PSdeG, BNG y En Marea ya han mostrado públicamente su respaldo a la protesta ciudadana. Gerardo Seoane, Jesús Blanco y Vicente Gómez -alcaldes socialistas de Verín, Laza y Castrelo do Val- criticaron duramente lo que consideran como un eslabón más en el desmoronamiento en la calidad asistencial del centro hospitalario. Algunos ayuntamientos, como el de Laza, han invitado a sus vecinos a la marcha. Un grupo de residentes fletará un autobús para desplazarse a la capital comarcal el sábado.

Los organizadores de la manifestación consideraron como una «auténtica provocación» el anuncio de la supresión del paritorio a partir del día 1 de diciembre. Las 37 mujeres embarazadas del área sanitaria que están siendo atendidas en el centro serán informadas por las dudas que puedan tener ante el cambio en el centro donde deberán parir.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

Las matronas ven un «agravio» al rural el fin de los partos en Verín