Más de 500 perros buscan un hogar en Ourense

La red provincial acoge a la mayoría de los canes abandonados, aunque también hay los recogen varias protectoras


o barco / la voz

Dicen los que trabajan en perreras y protectoras que la gente está cada vez más concienciada de que los perros (las mascotas en general) no son juguetes y que cuando uno adquiere el compromiso de cuidar un animal, este se mantiene toda la vida del bicho. Dicen también que cada vez son más los que se decantan por la opción de adoptar en lugar de comprar al que será su compañero de vida. Todavía queda mucho por hacer, porque no todas las adopciones salen adelante. También hay quien recibe un no.

«Hay gente que no se cuida a ella misma, o que no cuida de sus hijos pequeños, ¿cómo va a cuidar a un perro? Esa es a la gente que le decimos que no», explica Marinieves Gascón, de ProAnimales Verín. Dice que también desconfían de aquellos que no quieren el animal con chip, o los que hablan de tenerlo todo el día metido en una finca y solo. «Pasa porque hay gente que tiene el concepto de que el animal es para algo, no como una vida; y ahí es cuando negamos la adopción», explica.

Han cambiado los hábitos en cuanto la elección de cachorros. «Antes la gente no quería perros adultos, y ahora incluso quiere perros viejos; la concienciación es más amplia», dice Gascón.

Aún así, toda ayuda es poca. Hoy, en el día del perro adoptado, hay más de 500 canes que esperan un hogar en la provincia. Unos 80 están en la protectora de Verín, y sobre 20 tiene ahora recogidos Peludines Callejeros de Valdeorras en sus instalaciones de Rubiá; pero el grueso están en las perreras de la red provincial, en las que hay sobre 390 canes. «Hoxe en día estamos bastante ben», dice Sindo González, responsable de la red dependiente de la Diputación y de la que forman parte 79 ayuntamientos ourensanos. «As recollidas mantéñense na mesma dinámica ca sempre, pero cada vez hai máis adopcións», señala González. En lo que va de año han conseguido dar salida a 350 perros, en un trabajo en el que cuentan con la colaboración de protectoras y voluntarios, que a nivel particular tratan de buscar un hogar a los perros abandonados. Eso ha supuesto que, por primera vez desde la apertura de las perreras en 2014, haya un descenso en el número de canes respecto al inicio del año (que había unos 60 más).

¿Y qué se precisa para adoptar? En la red de perreras de la Diputación el único requisito es presentar una declaración responsable asegurando que la persona no tiene antecedentes de maltrato animal; y pagar una tasa de 40 euros. A cambio, el perro llevará chip, pasaporte y estará desparasitado. Sobre las vacunas no hay ninguna cartilla obligatoria, aunque en otras comunidades piden la de la rabia.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Más de 500 perros buscan un hogar en Ourense