El impago de una multa de 60 euros deriva en otra de 1.800 al no haber sido atendida

El implicado no cumplió con los días de localización permanente y el quebrantamiento de condena se transforma ahora en una nueva condena


ourense / la voz

De multa en multa va Néstor C. A., un hombre de 56 años que en enero del 2015 fue condenado al pago de sesenta euros, según una sentencia del Juzgado de Instrucción número 1 de Verín. No pagó. De sesenta euros pasa a 1.800 euros.

No había abonado los 60 euros ni en período voluntario ni en apremio, por lo que aquella sanción económico se sustituyó por quince días de localización permanente, que debía cumplir en su casa entre los días 6 y 20 de junio del 2016. Incumplió al menos ocho días, por lo que desde el juzgado se le requirió para que permaneciera en su domicilio entre los días 7 y 14 de noviembre de aquel año. No estaba uno de los días que fue la policía a comprobarlo. Se enfrentó, por ello, a una nueva acusación por quebrantamiento de condena. El caso llegó ayer a los juzgados de lo penal de Ourense, donde el acusado se conformó con una pena de doce meses de multa, a razón de cinco euros, lo cual le supondrá un desembolso de 1.800 euros. Si no paga, como ocurrió en enero del 2015, la responsabilidad personal subsidiaria será de 180 días.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El impago de una multa de 60 euros deriva en otra de 1.800 al no haber sido atendida