Un 10 % de las mujeres sufren algún tipo de depresión posparto

Las alteraciones de salud mental vinculadas a la gestación afectan a una de cada cuatro


ourense / la voz

Es sabido que la gestación y el parto no solo provocan cambios en el aspecto físico de la mujer, sino también otras alteraciones que afectan a su estado emocional. Las gestantes, su entorno, y en ocasiones los propios profesionales sanitarios, restan importancia a estas alteraciones pero, aunque algunas de ellas son leves y cesan de forma espontánea, en ocasiones se convierten en trastornos más importantes y con riesgo de derivar en patologías muy serias que deberían de ser tratadas por especialistas. Sin embargo, pocas veces ocurre, según reconocía ayer David Simón Lorda, psiquiatra del CHUO y promotor, junto a la psicóloga y matrona del Hospital de Verín Belén Vázquez Gómez, de la primera jornada científica sobre salud mental perinatal del área sanitaria ourensana. «El embarazo está culturalmente muy mitificado, igual que el posparto, y las mujeres no son conscientes de que tienen un problema. Las pocas que se dan cuenta, no se atreven a manifestar que no se encuentran bien porque en general, el embarazo y el posparto se supone que tiene que ser el momento más feliz de la mujer, algo que no siempre es así», matiza Belén Vázquez.

El período perinatal, en el que se centra esta jornada científica, incluye el embarazo y hasta el año después del alumbramiento. La depresión, especialmente la posparto, es la patología más común. Afecta al 10 % de las que acaban de ser madres y, según los especialistas, ese porcentaje no presenta prácticamente variaciones en el mundo occidental. «Es lo más conocido y aún así no está muy investigado, pero en general no se tiene conciencia de que la mayor parte de los trastornos mentales ya vienen desde el embarazo y en algunos casos de antes aunque no se detectan hasta ese momento del contacto que tenemos con las mujeres en la gestación», señala Belén Vázquez.

Pero hay otras muchas alteraciones, menos conocidas y que también se pueden presentar en esta etapa reproductiva de la mujer. «En conjunto, las alteraciones de salud mental uno u otro tipo, y con cuadros de mayor o menor intensidad, afectan a una de cada cuatro mujeres», apunta Simón Lorda. Entre esos problemas menos conocidos para el ciudadano de a pie están lo trastornos de estrés postraumático y la llamada psicosis puerperal que, como es habitual en los cuadros psicóticos, puede producir pérdida del sentido de la realidad, alucinaciones, alteraciones del pensamiento y del comportamiento. «Es muy poco frecuente, se da en uno de cada mil casos, pero es grave, llega a requerir hospitalización», señala el psiquiatra Simón Lorda, que apunta que hay países como Inglaterra, Francia o Alemania que disponen incluso de unidades específicas para que se pueda hospitalizar juntos a madre e hijo para fomentar el apego.

José Luis Doval, jefe del servicio de Ginecología y Obstetricia del CHUO apunta también otros problemas que suelen aparecer tanto durante el embarazo como tras el alumbramiento. «Aunque el embarazo es un proceso fisiológico, sí que hay situaciones que pueden condicionar una situación de estrés para la mujer, porque hay embarazos que se complican, casos en los que aparece patología en el recién nacido y tiene que quedar ingresado en neonatología uno o dos meses, hay malformaciones o muertes fetales», relata. A ello se suman cuadros provocados por el estrés que les genera el posparto «porque no se ven capaces de asumir las responsabilidades o sienten que tienen que cubrir unas expectativas que no son muchas veces reales y les genera ansiedad», añade el ginecólogo que apunta que los profesionales «debemos tener los ojos abiertos para ofertar ayuda para pasar ese trance».

Conocer con más profundidad cómo son y cómo se detectan y tratan esas alteraciones es la base de esa jornada científica que se desarrollará el viernes y que está orientada a profesionales de la medicina, la enfermería la psicología clínica y psicólogos generales sanitarios.

«Una vez pare, la mujer desaparece y el sistema se centra en el niño; pero no debería de ser así»

Del interés que ha despertado la jornada científica organizada por los servicios de Psiquiatría y Ginecología y Obstetricia del CHUO da buena cuenta el hecho de que se haya tenido que cambiar el lugar de celebración por falta de espacio en el aula de docencia del complejo hospitalario. Al final han tenido que cerrar el cupo en 170 para acomodarse al aforo del Centro Marcos Valcárcel. Y es que el mundo de la investigación sanitaria también ha dejado bastante al margen estos procesos, según matizaban los promotores del encuentro, David Simón y Belén Vázquez, que llevan ya algún tiempo interesándose por esta faceta de la atención sanitaria a la mujer. «Hay un interés renovado en esta área en los últimos años», señala Simón Lorda.

Un interés que, a entender de la psicóloga y matrona Belén Vázquez, debería de ser aún mayor en el ámbito el primer nivel asistencial, ya que es en la Atención Primaria donde se puede realizar con más facilidad el seguimiento de la madre para detectar si se presenta alguna alteración «porque lo cierto es que, una vez que pare y tras las revisiones de rigor, la mujer prácticamente desaparece del sistema que se centra primordialmente en los controles del niño a través de pediatría», apunta. De ahí, señala, la importancia de que los profesionales que trabajan en los centros de salud se formen para detectar esos problemas y poder ayudar a la mujer a superarlos. «Con esta jornada queremos sensibilizar a los profesionales en que hay una problemática que está ahí y que tenemos que estar alerta para detectarlo».

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Un 10 % de las mujeres sufren algún tipo de depresión posparto