Pólvora y rosquillas para celebrar el santo más capitalino

Miguel Ascón Belver
miguel ascón OURENSE / LA VOZ

VERÍN

ascón

La quema de las «madamitas» reunió a cientos de personas para disfrutar la fiesta de san Lázaro

03 abr 2017 . Actualizado a las 05:00 h.

La fiesta de san Lázaro se ha convertido en una de las más importantes del calendario para los vecinos del centro en la capital ourensana y, por extensión, para toda la ciudad. El parque que lleva el nombre del santo estuvo especialmente bullicioso ayer gracias al buen tiempo, a los tradicionales puestos de rosquillas y gracias, también, a la actividad que se despliega en torno a la celebración religiosa en honor a san Lázaro.

Como es tradicional, tras la misa por el santo y la consiguiente procesión, que contó con la asistencia de varios miembros de la corporación municipal, hubo gaiteiros y cabezudos por las calles y, finalmente, se celebró la quema de las «madamitas». La pirotecnia Josman se encargó del espectáculo, que reunió a cientos de personas frente a la Subdelegación del Gobierno para oler la pólvora y ver los giros y las explosiones de las figuras que cada año protagonizan la fiesta del santo más capitalino.

En Verín y en O Peliquín

El san Lázaro, que sirve de bienvenida a la primavera y de aperitivo festivo de cara a la Semana Santa, no es una celebración exclusiva del centro de la capital ourensana. También se ha convertido una cita especial para el barrio de O Peliquín desde que, en la década de los ochenta del siglo pasado, fuese trasladada allí la iglesia que antes estaba en el parque de San Lázaro. Ayer sus vecinos tuvieron a mano todos los ingredientes para una fiesta: tras despertar de una noche de verbena hubo pasarrúas con un grupo de gaitas, misa, procesión, baile infantil y una actuación musical.