En Verín, la letra entra con diálogo

Un plan pionero en la provincia fija tutorías entre alumnos para evitar el acoso


ourense / la voz

Que los pequeños problemas se resuelvan sin la intervención del profesor es uno de los ejes del proyecto que ayer echó a andar en el instituto Taboada Chivite, de Verín. Su objetivo: evitar el acoso escolar y solventar los conflictos desde el primer momento.

A partir de hoy, cada alumno de 1º ESO tendrá como tutor a un compañero de 3º. La idea es que se establezca entre ellos un nexo de comunicación lo bastante fluido como para generar la confianza que destape cualquier atisbo de acoso. Muchas veces, explica uno de los coordinadores de este programa de tutoría entre iguales (TIE), Rubén Veloso, los padres y los profesores son los últimos en enterarse de situaciones graves que se fraguan durante años y de las que, sin embargo, sí son conocedores pasivos los compañeros de la víctima.

Por esa presumible facilidad para confiarse a alguien de edad similar y sin jerarquías de por medio, el programa establece la tutorización entre iguales. Todos los alumnos mayores se han prestado voluntarios a ser tutores y todos han recibido formación específica para cumplir su papel. «Están entusiasmados e isto fainos madurar», explica Veloso.

Para facilitar el deseado ambiente de tolerancia cero en el instituto, los recreos serán el espacio principal para la relación entre tutor y tutorizado. A esas horas habrá también salas disponibles para charlas más privadas. Si surge un problema, la primera opción es que se solucione entre los tutores y los alumnos protagonistas del conflicto. Si no es así, intervienen los profesores coordinadores.

En el colegio Princesa ya ven los primeros frutos de la experiencia

Como etapa previa al instituto, en el colegio Princesa de España se han sumado a la iniciativa del Taboada Chivite, centro de destino de sus alumnos. Allí llevan dos semanas con el programa de tutorización en marcha. Son los niños de 5º los que apoyan a los de 3º. En total, 72.

La iniciativa es especialmente interesante en un colegio que cuenta con un 32% de estudiantes de etnia gitana; el conocimiento y la relación son convenientes para evitar conflictos, recuerdan. Los profesores están ilusionados e implicados con un proyecto que en sus dos semanas de vida ya ha permitido percibir la existencia de pequeños cambios.

«Nas horas do patio -explica la coordinadora, Marián Tierno- notamos que os nenos deses cursos xa non veñen queixarse ao profesor de calquera conflito entre eles. En cambio, cando toca o timbre, vén o neno que fai de titor para falar dalgún problema que xurdiu co seu titorando pero que xa se solucionou. Séntense orgullosos».

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

En Verín, la letra entra con diálogo