Las abubillas vuelan de A Limia

La deforestación y la caída de la ganadería dejan a la especie al borde de la extinción


Xinzo

Una de las más bellas especies de aves de la Península Ibérica, la abubilla, está al borde del peligro de extinción en A Limia y,  por ende, en otros puntos de la provincia. Es una de las conclusiones de un estudio de casi cuatro décadas de investigación sobre el terreno a cargo del observador meteoro-fenológico y colaborador de la Aemet durante 45 años, Guillermo Budiño. Este observa desde los años 70 del pasado siglo la evolución de la fauna, de los cultivos y de las migraciones de especies desde cinco puntos de A Limia: A Lagoa de Antela, Alberguería-Prado, Pena-Morgade, Vilaseca-Trasmiras y Ponte Liñares.

Las estimaciones son que en el cielo limiano queda ahora solo un 15% de las «bubelas» que surcaban hace tres décadas la llanura y la montaña antelanas. Esta fuerte caída responde a varios factores, pero el más importante es el descenso en el número de coleópteros, el sustento natural básico de este tipo de ave. «La enorme caída en la actividad ganadera en la comarca, que provocaba la presencia de muchos insectos, es uno de los factores esenciales que ha menguado la abubilla. La gran deforestación es otro. Finalmente, el uso masivo de tratamientos fitosanitarios también ha hecho caer mucho el alimento de esta criatura», valoró este ingeniero agrónomo y especialista vinculado a la Aemet.

«No va a ser fácil revertir esta situación. Lo que es evidente tras varias décadas viendo estas aves es que ya no existen en el entorno de muchos pueblos de la comarca», advirtió Budiño. Y añadió: «Es pronto para hacer valoraciones a nivel de toda la provincia, pero en la comarca de Carballiño el panorama es similar. Es una pena porque es un especie de enorme belleza, de un vuelo singular, precioso».

No es la única clase de ave cuyo número ha caído en picado en la llanura antelana. «La golondrina ha descendido un 25 % en tres décadas. En otras especies la merma ha sido aún mayor. El avefría y la tórtola, por ejemplo, han caído un 40 % y el vencejo, un 35 %», según este experto. El inconfundible canto del cuco tampoco es tan frecuente en A Limia con respecto a finales del pasado siglo, hay un 20 %.

La merma de toda esta riqueza faunística en algunos tipos de aves también está vinculado a la permisividad con la caza ilegal de algunos de estas pequeñas especies por parte de algunos furtivos que abaten por capricho a estas aves con los disparos de escopetas de balines. «Es algo lamentable que continúe produciéndose, pero hay personas que tiran a estas aves por entretenerse, sin más», remachó el observador de Aemet.

La cigüeña, por doquier

La evolución de los ciclos naturales provoca otras alteraciones en el número de otras especies avícolas. El caso más claro en A Limia es el de la cigüeña. A finales de los años ochenta quedaban pocas decenas de ejemplares en la comarca. Hoy hay cientos y su número no para de crecer. «No estoy a favor de favorecer a las especies, creando nidos artificiales, por ejemplo. La naturaleza es la que debe regular el número de ejemplares. Otra cosa es tomar medidas para evitar la desaparición de un ave en un momento dado», valoró Budiño.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

Las abubillas vuelan de A Limia