La justicia, el AVE y el color del cristal con que se mira


Allá a mediados del siglo XIX, Ramón de Campoamor, escribió la fábula Las dos linternas, una de cuyas estrofas dice: «En este mundo traidor // nada es verdad ni es mentira; // todo es según el color // del cristal con que se mira». Pasaron 174 años y su vigencia se mantiene incólume a pesar de todas las revoluciones que en el mundo han sido. Basta con repasar las noticias de La Voz de los últimos días para darnos cuenta de la actualidad del aserto. Así, vimos como se saldó con versiones contrapuestas las comparecencias en calidad de investigados (eufemismo con el que los políticos arreglaron el significado peyorativo que la sociedad le dio al de imputado) del presidente de la Diputación y de la mujer que lo denunció por el supuesto ofrecimiento de un trabajo público a cambio de sexo. Ella se negó a contestar a las preguntas del fiscal y del abogado de Baltar, por considerarlos hostiles. Lo mismo hizo el político a las preguntas del letrado de la denunciante y de la acusación particular ejercida por el partido DO, por juzgarlos, asimismo, contrarios. La comparecencia sirvió, además, para un rifirrafe inédito entre el fiscal jefe y uno de los letrados. El de la acusación particular dijo al terminar la declaración de Baltar que «solo ha contestado a sus defensas, la suya propiamente dicha y el fiscal». Al día siguiente, éste se dio por aludido por situarlo en el bando del político y le reprendió por «hacer política en los juzgados». La hemeroteca no recuerda similar posicionamiento de la fiscalía en las decenas de casos cargados de política que pasaron por las dependencias judiciales en los últimos lustros. En definitiva, los asuntos judiciales se politizan o no se politizan según sea el color del cristal con que se mira o el color de los personajes, o partidos, que desfilan por los juzgados. Y sin abandonar el recinto judicial, otra cuestión de cromatismo visual. El exalcalde del PP, Manuel Cabezas, compareció ante el juez para explicar, tras la denuncia de la ex concejala del PSOE, Áurea Soto, por qué el Concello de Ourense le perdonó a los constructores alrededor de 1,3 millones de euros en la época de Cabezas. El exalcalde dijo que no era responsable porque eso venía de su antecesor socialista pero no explicó por qué no derogó la supuesta norma que favorecía a un grupo reducido y perjudicaba económicamente a la totalidad de los vecinos de Ourense.

El AVE Ante tantas frases huecas, cuando no falsas, que se escuchan sobre el AVE y sus inversiones millonarias, me quedo con las del ingeniero técnico de Obras Públicas, Xosé Carlos Fernández, rubricadas en La Voz: «Aunque algún día lleguen a circular dos docenas de trenes hacia y desde Madrid, el tiempo de ocupación diario de los andenes será de ¡60 minutos! pues cada tren parará de 2 a 3 minutos». O esta otra: «Empresarios, alcalde, Xunta, ADIF, ¿pueden explicarnos que pinta en el futuro la ?ocupación? de 140.000 metros cuadrados en plena Ponte con 18 vías de mercancías cuando el 88% del movimiento de éstas que mueve el ferrocarril (840 toneladas/día) se gestionan en Taboadela (el envío a A Coruña de la basura de Ourense) y en el Polígono (la llegada de cereales para la planta de Coren)?». También en esto del AVE está vigente la redondilla de Campoamor.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

La justicia, el AVE y el color del cristal con que se mira