La Fundación San Rosendo cierra el año rozando el 100 % de su capacidad residencial

La entidad, que tiene 1.650 trabajadores, manejará un presupuesto de 47,3 millones en 2017


ourense / la voz

La Fundación San Rosendo cerrará el 2016 con dos nuevos récords históricos para la entidad: el de ocupación de sus plazas asistenciales y el de crecimiento de la plantilla. En los últimos doce meses han entrado en los centros que gestiona en la comunidad gallega 106 nuevos residentes, lo que ha provocado que esté rozando el 100 % de su capacidad.

Tan solo disponen de alguna plaza libre en dos de sus residencias ourensanas -las de O Bolo y San Xoán de Río- y en la de la localidad pontevedresa de A Cañiza. En el resto la ocupación es total e incluso en algunos casos hay lista de espera, aunque, según señala José Luis Gavela, el presidente de la entidad «intentamos siempre dar alternativas en otros centros y que no esperen si realmente es un caso social muy urgente».

El aumento de la demanda ha llevado también a la entidad a ampliar su oferta laboral en algo más del 5 % y alcanzar la plantilla más alta de sus 25 años de historia. «Tenemos a 1.658 personas ejerciendo su labor profesional con nosotros solo en estas faceta asistencial», señalaba Gavela, en la presentación del balance anual que realizó acompañado de otros miembros del patronato.

Gavela recordó que esa cifra de trabajadores les convierte en los terceros empleadores de la provincia ourensana «y lo más importante, que siempre buscamos la calidad en el empleo como demuestra el dato de que el 52 % de la plantilla lleva más de seis años con nosotros».

Apuesta por el rural

La Fundación San Rosendo gestiona 70 centros con 3.640 plazas repartidas en las cuatro provincias, aunque Ourense acapara el 75 % de esa oferta y es, junto con Lugo, la apuesta principal de la entidad. Del total de plazas tan solo el 25 % están concertadas con la Xunta.

«Desde el inicio estamos en ese porcentaje y creemos que es un pilar importante que la fundación no dependa para su sustento de la Administración, aunque la Administración tiene que estar ahí y apostar no solo por las ciudades grandes, donde hay un mayor número de personas, sino en el rural, que es donde más se necesita esa cobertura asistencial», opina el presidente de la fundación. De hecho esta filosofía guía el funcionamiento de la entidad, que tiene el 85 % de sus centros repartidos por 40 núcleos del rural gallego, mayoritariamente en las provincias interiores, Lugo y Ourense, donde la oferta es muy limitada «y donde además la generación de empleo supone una fórmula para que la gente más joven se quede».

Del total de centros, 59 son residencias para mayores, tanto válidos como dependientes, y también para este colectivo disponen de otras 300 plazas en apartamentos tutelados. Las otras once instalaciones que gestiona la fundación atienden a personas con distintos tipos de discapacidad.

El próximo año la Fundación San Rosendo cumplirá sus bodas de plata y lo hará gestionando un presupuesto de 47,3 millones de euros -un 1% más que en este 2016- con una inversión prevista de 650.000 euros y varios proyectos en cartera tanto en Ourense como en A Coruña y Pontevedra. En concreto la entidad quiere materializar un centro asistencial en el Concello de Lobios, avanzar en una residencia para mayores en colaboración con el Arzobispado de Santiago y comenzar la de Baiona.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La Fundación San Rosendo cierra el año rozando el 100 % de su capacidad residencial