El plantón del PP de Lugo desinfla la reivindicación de la autovía A-56 a Ourense

Alcaldes y empresarios tratan de reactivar la plataforma


monforte / la voz

El Ayuntamiento de Chantada se propone reactivar el movimiento institucional y político que reivindicaba la construcción de la A-56, la autovía Ourense-Lugo. Su alcalde, el independiente Manuel Varela, había citado ayer a veinticinco representantes de instituciones y empresas, entre ellos todos los ayuntamientos por los que debería pasar la autovía y las dos diputaciones provinciales. Solo acudieron nueve. La ausencia más ruidosa fue la de los alcaldes del PP lucense. No apareció ni uno. En contraste, la representación del PP ourensano fue amplia. En cualquier caso, los que estuvieron no quieren tirar la toalla. Reconocen que las ausencias restan fuerza a la reivindicación, pero enviarán a todos los ayuntamientos implicados una copia de una resolución que reclama la reparación urgente de la deteriorada carretera N-540 y un impulso a su transformación en autovía. Y les pedirán que se sumen. «As ausencias son unha falta de consideración aos convocantes e aos demais alcaldes», apuntaba sin ocultar su enfado el alcalde de Vilamarín, Amador Vázquez.

Por lo que se oyó ayer en Chantada, la plataforma por la autovía A-56 cuenta con el respaldo más o menos activo de los alcaldes de los municipios ourensanos situados al paso de la actual N-540 entre el municipio de Cea y el de Ourense. También de la Diputación que preside José Manuel Baltar y por lo tanto de la dirección del PP en esa provincia. Por Lugo, solo estuvieron dos alcaldes, el anfitrión y Miguel Rico, de Monterroso, que son los dos únicos independientes entre los que estaban convocados. Los demás son todos del PP. Sorprendentemente, tampoco envió a nadie la Diputación de Lugo, gobernada por el PSOE.

«Isto non interesa moito»

«Pois parece que isto non interesa moito». Así de amarga empezó su intervención de bienvenida el alcalde de Chantada en el salón de sesiones de la Casa da Cultura, el mismo lugar en el que en julio del 2014 se reunían cerca de una veintena de representantes de entidade empresariales e institucionales, entre ellos casi todos los alcaldes del eje Lugo-Chantada-Ourense y representantes de las dos diputaciones. El panorama ayer era muy distinto, algo que resulta inesperado por la reciente sucesión de declaraciones institucionales unánimes que instan al Ministerio de Fomento a reparar la N-540, la actual carretera Ourense-Lugo por Chantada. Las aprobaron en las últimas semanas al menos la Diputación de Lugo y el Parlamento de Galicia, en los dos casos con el voto a favor también del Partido Popular.

En cualquier caso, el alcalde de Chantada aseguró que no va a esperar más a que llegue la autovía. «Pisaremos o acelerador», advirtió ayer Varela en lo que parece un velado anuncio de que este ayuntamiento quiere promover medidas de presión. De hecho, reveló que la antigua dirección de la plataforma, en la que estaban él y los alcaldes de Carballedo y Vilamarín, ya había sopesado organizar algún corte reivindicativo de la N-540. A Varela le parece que este es el momento de acelerar, no porque vaya a haber elecciones municipales el año que viene, sino porque puede que cambie el Gobierno central. «O PP sabe o que hai con este proxecto -argumenta-, pero poden vir outros que non o saiban».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El plantón del PP de Lugo desinfla la reivindicación de la autovía A-56 a Ourense