La Tecnópole vuelve a vender suelo tras años sin nuevas construcciones

La firma Conexiona ha adquirido una parcela de la última ampliación del recinto


ourense / la voz

Es de sobra conocido que en la provincia de Ourense hay más suelo empresarial que demanda por parte de las empresas y, de hecho, se calcula que en todo el territorio existen más de 270.000 metros cuadrados de suelo libre. El caso más llamativo es el de la Ciudad del Transporte. El terreno, situado junto al polígono de San Cibrao das Viñas, tiene aún por vender más de sesenta parcelas que ocupan una superficie

de más de cien mil metros cuadrados.

El resto de suelo se reparte por toda la provincia, incluida la Tecnópole, donde hace ya más de un año -y en un intento de equiparar el precio del terreno con el de las zonas industriales colindantes- se rebajó al 50 % el coste de los 37.000 metros cuadrados que estaban pendientes de ocupación en un recinto que cuenta con más de 200.000 de superficie total. Eran, en total, cinco parcelas pendientes de ocupación de las que, hace unos meses, se ha vendido una, lo que supone sin duda un punto de inflexión en un recinto que lleva años sin nuevas edificaciones.

La compradora ha sido Conexiona, una empresa que nació en el mismo parque tecnológico hace algo más de diez años y que ocupa ahora mismo una de las oficinas del edificio Tecnópole 1. El incremento de actividad en los últimos meses, y las ventajosas condiciones que existen en estos momentos para acceder al suelo, han provocado que la firma haya decidido dar un salto cuantitativo y comprar terreno para edificar su propio edificio. «Lo que pretendemos es contar con instalaciones propias, y para ello hemos adquirido una parcela de dos mil metros cuadrados», asegura José Luis Losas, director de la firma tecnológica, que se ha especializado en domótica.

El terreno con el que se ha hecho esta compañía pertenece a la última ampliación del recinto. «Somos la primera empresa que se va a instalar en esa zona», advierte Losas, que reconoce que el precio del terreno ha sido un factor muy favorable para decidirse a afrontar el paso. En estos momentos el coste se encuentra en 35 euros por metro cuadrado y existen además condiciones especiales para realizar los pagos, lo que aminora el fortísimo coste que suele tener para un negocio montar sus propias instalaciones.

Un buen momento

Y aunque por ahora la empresa ourensana no tiene fecha para comenzar las obras de su futura sede, tienen claro que quieren apostar por su propia sede, en un momento en el que están abarcando muchos proyectos en distintos sectores, incluido el de la medicina.

La de Conexiona será la primera nave que se edifique después de muchos años en el recinto, al que la última en llegar fue la fallida T-Solar, que abrió sus puertas en el año 2008. Las instalaciones de la que en su día fue inaugurada como la primera planta europea dedicada a la construcción de paneles fotovoltaicos, permanecen hoy en estado total de abandono, después de que se invirtiesen 80 millones de euros en su construcción y se captasen muchos más en concepto de subvenciones de instituciones públicas en los años posteriores. Nada fue suficiente para evitar que en el 2013, y con una plantilla de 200 trabajadores, la empresa cayese en concurso de acreedores. Nunca volvió a recuperar la actividad.

Sin embargo, que desde entonces no se hayan construido nuevas naves en este recinto tecnológico no supone que no se hayan incorporado nuevas empresas a él. El parque, que en el año que termina mañana ha cumplido 25 años de vida, ha superado en 2017 la barrera del centenar de negocios que tienen allí su sede. Eso sí, las últimas incorporaciones ha sido bajo la modalidad de la domiciliación virtual, una fórmula que no implica la necesidad de ocupar metros cuadrados para las empresas, que sin embargo sí tienen acceso a los servicios que oferta el parque. Esta fórmula, que se puso en marcha para atender las nuevas demandas del tejido empresarial, ampara a 28 iniciativas de negocio y eleva el número total de sociedades radicadas en la Tecnópole a 115. La domiciliación virtual se activó para dar acogida a proyectos de nueva creación que preparan su instalación en el parque empresarial o aquellas que no precisan un espacio estable pero quieren estar vinculadas a la Tecnópole. El coste de 95 euros al mes incluye el uso de las salas de reuniones y el acceso a servicios de soporte empresarial.

En el polígono de Pereiro de Aguiar se adjudicaron tres parcelas hace menos de un mes

La rebaja en los precios en los polígonos empresariales de la provincia de Ourense que puso en marcha hace dos años la administración gallega -la de Tecnópole llegó algo más tarde-, y que contemplaba un 50 % de bonificación sobre el precio originario de terreno, está permitiendo que el excedente de suelo en los polígonos se vaya reduciendo poco a poco. Recientemente, de hecho, el consejo de administración de Xestur adjudicó tres parcelas en el polígono empresarial de Pereiro de Aguiar.

Se trata, en total, de 3.375 metros cuadrados que se han vendido por 135.000 euros, una cifra que supone una bonificación de la mitad respecto al coste que tenían antes del año 2015. Desde que la Consellería de Economía puso en marcha esa medida -con la que se pretendía evitar la fuga de empresas a Portugal, donde el suelo empresarial es mucho más barato-, ya se han adjudicado algo más de un millón de metros cuadrados de suelo en parque empresariales a 250 empresas que se han instalado, o están a punto de hacerlo, en las cuatro provincias gallegas.

El polígono empresarial, impulsado por Xestur en el año 1999, y que ha sido objeto de dos posteriores ampliaciones, dispone de un total de 604.253 metros cuadrados. El suelo que acaba de adjudicarse forma parte de las últimas ampliaciones. Con su enajenación aún quedan trece fincas que buscan interesados en desarrollar en ellas alguna actividad.

A pesar de este exceso de suelo empresarial, el presidente de la Confederación de Empresarios de Ourense, José Manuel Pérez Canal, hizo recientemente un llamamiento a la Xunta para reclamar el impuso del polígono de Val da Rabeda, con terrenos en Paderne y Taboadela. Es un proyecto que lleva años sobre la mesa pero nunca se ha ejecutado.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

La Tecnópole vuelve a vender suelo tras años sin nuevas construcciones