La depuradora convierte el 90% del gas residual en electricidad y calor

Los lodos resultantes serán higienizados para ser utilizados en la agricultura


ourense / la voz

Ourense podrá comenzar a gestionar la nueva estación depuradora de aguas residuales con el arranque del 2018. La ministra de Medio Ambiente, Isabel García Tejerina, confirmó ayer durante la visita que realizó a las instalaciones, que las infraestructuras que componen el complejo de la nueva EDAR «se le entregarán a finales de año al Concello de Ourense para que se encargue de su explotación». Hasta entonces esta depuradora, que tuvo un coste de 60 millones de euros, seguirá funcionando en período de pruebas.

La nueva planta no solo tiene capacidad para tratar un caudal tres veces superior a la anterior -moeve 72.000 metros cúbicos al día- y es capaz de atender a una población equivalente de 350.000 habitantes, también será pionera a nivel europeo en el aprovechamiento de los residuos generados durante los procesos que se realizan en su interior.

Uno de esos elementos que surgen de ese tratamiento es el gas. Según explicaron los técnicos, esta depuradora permitirá reutilizar el 90 % de lo que se genere de ese elemento. El 35 % se recuperará en forma de energía eléctrica y lo restante será energía térmica que se usará en procesos propios de la planta, como la producción de biocombustible.

Los tratamientos por los que pasan las aguas residuales permitirán también higienizar los fangos para que puedan ser utilizados en usos agrícolas, así como deshidratarlos para su almacenamiento. Otra ventaja que aporta es su alto nivel de eliminación de restos. El último proceso de la linea de agua finaliza con un tratamiento terciario basado en una microfiltración de diez micras y una desinfección con rayos ultravioletas. Eso permitirá depurar elementos contaminantes que no eliminaba la anterior depuradora, como nutrientes, fósforo o nitrógeno, para que el agua que se vierte al Miño tenga las condiciones adecuadas para el baño.

De hecho, según destacaron en sus discursos tanto la ministra como el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijoo, y el alcalde de Ourense, Jesús Vázquez, el agua que se vierta al Miño superará ampliamente los parámetros de calidad exigidos por la normativa europea. «Ourense estase convertendo nunha das cidades máis comprometidas co medio ambiente da Unión Europea», incidió Núñez Feijoo.

Otra vertiente de la nueva estación depuradora ourensana es que se convertirá en campo de trabajo para los investigadores. «Permitirá desarrollar proyectos de investigación en el campo de la biorrefinería, orientados a la consecución del residuo cero mediante la valorización de los residuos generados», anunció el alcalde de Ourense, Jesús Vázquez.

Feijoo amplió que existe ya un proyecto de tecnología de saneamiento «con fondos e neuronas galegas que vén de pasar o primeiro filtro para optar aos fondos europeos do programa Interreg-Sudoe», en el que colaboran Viaqua, la Universidade de Santiago y el Centro Tecnolóxico da Auga.

Más proyectos en marcha

La ministra aprovechó la visita para recordar que dentro de los proyectos en los que trabaja su departamento, y que se afrontarán en los próximos meses, está la segunda fase de la mejora de la depuradora de San Cibrao das Viñas y también la mejora de la de Verín, así como los colectores del núcleo de San Roque en la capital del Támega. Por su parte, el presidente de la Xunta recordó que su Administración tiene también comprometidas obras de saneamiento en los pueblos de Os Viros, Palmés y Santa Mariña, dentro de la capital ourensana.

Malestar en Democracia Ourensana por la falta de invitación a la corporación

En la visita de la ministra y el presidente de la Xunta a la nueva EDAR no había más representantes municipales que los del PP. El acto fue anunciado como una inauguración tanto desde el Concello de Ourense como desde la Diputación y esa misma palabra estuvo presente tanto en el discurso de Isabel García Tejerina como en el del alcalde. Democracia Ourensana, el principal partido de la oposición en la corporación, mostró su malestar por lo que consideran «un olímpico desprecio a los representantes municipales a los que se ha dejado al margen de la inauguración de la mayor infraestructura municipal construida en los últimos tiempos en Ourense».

El partido que lidera Gonzalo Pérez Jácome considera responsable a la Xunta. Entiende que es esa Administración a la que correspondía cursar la invitación «pero ignoró al resto de la corporación ourensana convirtiéndolo en un acto exclusivo del Partido Popular, a su mayor gloria», señalaba en un comunicado en el que afeaba que para el PP la colaboración institucional consista en convertir estos actos en «propaganda del Partido Popular».

Agradecimiento

Quien si recordó a la corporación, concretamente a la de la etapa con gobierno socialista, fue el alcalde. Tras agradecer el esfuerzo de todas las administraciones implicadas en el proyecto, Vázquez hizo una mención especial a la anterior corporación municipal para concluir que la obra es un ejemplo de como «gobernos de diferentes cores, traballaron e colaboraron de xeito firme e decisivo, para que a infraestrutura sexa hoxe realidade».

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

La depuradora convierte el 90% del gas residual en electricidad y calor