Ourense aprueba hoy la primera rebaja del IBI en dos décadas

El tributo bajará un 10 % tras haber subido un 14,8 % desde el año 2000


Ourense

El Concello de Ourense aprobará hoy la primera rebaja del Impuesto de Bienes Inmuebles del siglo XXI. En virtud del acuerdo alcanzado entre el gobierno del Partido Popular y el principal partido de la oposición, Democracia Ourensana, el IBI se reducirá un 10 % el próximo año. Sin embargo, cabe destacar que desde el año 2001 hasta el 2007 el tipo de gravamen urbano se incrementó un 14,8 %. Para pagar menos de lo que los ourensanos pagaban al inicio del siglo habrá que esperar, por lo tanto, al año 2019. Según el pacto entre PP y DO, será entonces cuando el impuesto sea rebajado otro 10 % más.

Se trata de la primera rebaja del IBI en casi dos décadas ya que un análisis histórico revela que el tributo fue incrementándose al inicio del siglo desde el tipo de gravamen urbano del 0,46 % del año 2001 hasta el 0,54 % del 2007. Fue entonces cuando el impuesto se modificó por última vez en el Concello de Ourense. La crisis estalló poco tiempo después y la presión fiscal sobre los vecinos de la capital ourensana se congeló a partir de ese momento. Cuando la situación económica parecía ir viento en popa, el IBI no paraba de crecer, pero cuando la tendencia cambió los ourensanos siguieron pagando lo mismo, no menos.

Este análisis se refiere al tipo de gravamen urbano, el más común. En lo que se refiere al rústico, arrancó el siglo al 1,16 %, pero sufrió varios vaivenes antes de quedarse en el 1,07 % actual. Bajó en el año 2002, subió en los años 2003, 2004 y 2005 y volvió a caer en el 2007, momento en el que se quedó congelado hasta el día de hoy. Sea como sea, la rebaja que será aprobada esta mañana del 10 % a nivel general servirá para reducir la presión fiscal a la que están sometidos los ourensanos, pero esa decisión también tendrá efectos en las cuentas del Concello de Ourense. Según la liquidación presupuestaria presentada recientemente al Consello de Contas, el año pasado el Ayuntamiento ingresó por el IBI 30,8 millones de euros y, además, al cierre del ejercicio estaban pendientes de cobro otros 2,1 millones. Esos datos se refieren al impuesto urbano (el rústico generó 19.382,42 euros de ingresos en el 2016). Este tributo es, en suma, el que más dinero reporta a las arcas municipales y una rebaja del 20 % en dos años como la pactada por PP y DO se notará.

El impacto del acuerdo en las cuentas municipales será hoy objeto de debate en el pleno que dará luz verde a la modificación del IBI. La oposición alerta de que el recorte en los ingresos del Concello obligará a renunciar a la prestación de determinados servicios sociales. Se agarran a unas declaraciones realizadas por la concejala de Facenda del gobierno local, Ana Morenza. Antes de alcanzar el pacto con DO, la edila dijo que una rebaja del 20 % como la que proponía el partido de Gonzalo Pérez Jácome era inviable. El ejecutivo municipal aseguró después que sí puede ser asumida al repartirse en dos tramos: un 10 % el año que viene y otro 10 % en el 2019.

Comparativa provincial

Cabe destacar, por otro lado, que el IBI en la capital ourensana es más barato que en otros muchos municipios de la provincia. Según los tipos impositivos locales dados a conocer hace unos días por el Ministerio de Hacienda y Función Pública, el gravamen rústico de Ourense sí es el más caro, pero el urbano es más barato en decenas de concellos. Atendiendo solo a los de más de mil habientes, el IBI es inferior al 0,54 % de la capital en Amoeiro, Barbadás, Beariz, Boborás, Carballeda de Avia, Cartelle, Castrelo do Val, Castrelo de Miño, Coles, Cortegada, Cualedro, Entrimo, A Gudiña, O Irixo, Laza, Leiro, Lobios, A Merca, Muíños, Oímbra, Piñor, Trives, Rairiz, Ramirás, Riós, Rubiá, San Amaro, San Cibrao, Sandiás, Taboadela, Toén, Viana, Vilamarín, Vilar de Barrio y Vilardevós.

El impuesto de circulación es el doble de caro ahora que hace 17 años

La presión fiscal a la que están sometidos los ourensanos ha variado notablemente en los últimos años. Desde el inicio del siglo hasta ahora se incrementó el IBI urbano en un 14,8 %, pero también otros tributos. Es el caso del IVTM (Impuesto de Vehículos de Tracción Mecánica). Tener un coche registrado en la capital ourensana sale casi el doble de caro ahora que al inicio del siglo. Un turismo medio (de 12 a 15,99 caballos fiscales) paga actualmente a 127,35 euros. En el año 2000 un vehículo de esa misma potencia saldría a 71,94 euros.

Al contrario de lo que ocurrió con el IBI, que paró de crecer en el año 2007, el IVTM siguió subiendo paulatinamente hasta el año 2012 y a partir de entonces ya no se produjeron modificaciones. Existen, en todo caso, voces que reclaman también una rebaja en este impuesto. De hecho, Democracia Ourensana llegó a poner sobre la mesa también esa reivindicación en sus negociaciones con el gobierno del Partido Popular, pero finalmente esa propuesta quedó aparcada. DO argumenta que el elevado precio del IVTM en la capital ourensana anima a los vecinos a registrar sus vehículos en otros municipios. El coste del tributo varía hasta en 106 euros dependiendo el concello y en Ourense es casi el doble que en los ayuntamientos de su entorno.

El IAE, invariable

La evolución al alza en los impuestos de la capital ourensana comparando la situación actual con la que existía al inicio del siglo es generalizada. Ocurre con el IBI y con IVTM pero no con el IAE (Impuestos de Actividades Económicas). El coeficiente máximo es del 1,40 y el mínimo, del 0,85, exactamente los mismos que en el año 2000. La presión fiscal creció para los ciudadanos pero no para las empresas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Ourense aprueba hoy la primera rebaja del IBI en dos décadas