Pepe se despidió de la Termas de Prexigueiro, doce años después

RIBADAVIA

Santi M. Amil

Es uno de los trabajadores que vieron nacer el proyecto termal

03 nov 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

Pepe Boullosa disfruta desde el lunes de sus vacaciones. De las últimas. El día 25 de noviembre se jubilará e iniciará una nueva etapa vital. El 20 de abril del 2010 llegó a las Termas de Prexigueiro, en Ribadavia, tres meses antes de su apertura oficial. Su función: tener a punto los espacios verdes y controlar que el agua estuviera en su estado óptimo. Él vio la evolución de este rincón termal de O Ribeiro. «Recordo que ó principio viña pouca xente, unhas 50 persoas, e había que ir contando que estaban abertas. E alguén dixo, ‘Espera, xa verás como cambia en pouco tempo'. E así foi. Hai días onde hai moitísima, para entrar e para non facer colas hai que madrugar moito», dice. Boullosa llegó a las Termas de Prexigueiro con 52 años. Toda una oportunidad, afirma. Se había quedado en el paro tras trabajar en dos empresas dedicadas a ataúdes, sector puntero en Ribadavia, en la actualidad en horas bajas. «Coa idade que tiña había poucas posibilidades e foi toda unha oportunidade. Ó final puiden xubilarme aquí», subraya.

El pasado lunes, sus compañeros quisieron sorprenderlo, aunque habrá despedida oficial. Lo consiguieron. «Acabei de traballar e un compañeiro díxome que foramos a tomar algo a A Parra, a un bar en Francelos onde vou normalmente. Ó chegar estaban todos alí, cunha pancarta. Emocioneime», relata. No querían que acabara su último día sin más. «Es muy buen compañero, alguien muy especial que está siempre, para las buenas y para las malas», explica uno de los trabajadores de las termas ribadavienses. Pepe Boullosa inicia ahora una nueva etapa vital, pero asegura que tendrá tiempo para pasear y pasar más tiempo con su mujer y, por supuesto, para acercarse hasta las Termas de Prexigueiro a darse un buen baño. Como un cliente más. «Xa me dixeron que fose cando quixera para darme un baño e así farei», ríe.

Prexigueiro, prefectura japonesa

D. R. S.

Prexigueiro, en el concello de Ribadavia, se ha convertido en una forma fácil y directa de transportarse en cuerpo y alma al lejano Oriente, al menos durante una hora y media, que es el tiempo recomendado para seguir el circuito zen que ofrece el complejo termal, inaugurado hace escasamente un mes en la zona.

Con una capacidad para cien personas, las instalaciones proponen la posibilidad de «peregrinar» por ocho termas habilitadas al aire libre que reciben el nombre ocho templos japoneses adscritos al camino espiritual de Kumano Kodo, que existe en la prefectura japonesa de Wakayama. Esta ruta sagrada taoísta está hermanada desde hace trece años con el Camiño de Santiago. «Hemos querido revalorizar lo antiguo aportándole las últimas novedades tecnológicas de hoy en día. Nuestra intención es también potenciar la interculturalidad y ofrecer un servicio en el que confluyen las tradición japonesa con la de O Ribeiro. Tenemos más semejanzas de las que pensamos», explica Pablo Villuendas de Celis, director gerente del complejo e ingeniero industrial, que tras haber trabajado en la embajada de España en Tokio durante varios años es un gran conocedor de la cultura nipona.

Seguir leyendo