Unos ganan la libertad que otros pierden

M. rodríguez / M. Cobas OURENSE / LA VOZ

RIBADAVIA

Santi M. Amil

Xinzo y Ribadavia se libran de las restricciones, que llegan a A Rúa y Sarreaus

12 dic 2020 . Actualizado a las 21:06 h.

No fue un sábado cualquiera. Al menos no para 20.215 ourensanos. 14.739 recuperaban la posibilidad de moverse fuera de los límites de sus municipios (los 9.715 de Xinzo y los 5.024 de Ribadavia); mientras que para 5.476 empezaba el cierre perimetral. Los 4.314 de A Rúa veían también cómo la hostelería bajaba la verja a las cinco de la tarde, mientras que en Sarreaus el sector cerró por voluntad propia ya el jueves. Sensaciones distintas, que se dejaban notar entre los vecinos.

Xinzo de Limia

«É impresionante, unha sensación espectacular». El sol radiante de mediodía alegró la jornada a los limianos que salieron a disfrutar del primer día después del cierre perimetral y con más tiempo de apertura de la hostelería. La capitalidad antelana estaba animada. Una charanga tradicional formada por músicos de la Agrupación Musical da Limia animó la jornada en la plaza y otras calles céntricas.

La banda firmó un convenio con la asociación Prolimia y, además de la animación, dieron vales de compra para adquirir material y ropa en el comercio local. «É a primeira vez que facemos festa en non sei canto tempo. É impresionante, unha sensación rara, espectacular. A xente ao te ver abre os ollos. A música é algo que a xente leva dentro e estaba reprimida», describe José Luis Tielas, el director. En la terraza de uno de los bares la pareja formada por Rosa y José Luis disfrutan de una consumición relajadamente. Las restricciones en la hostelería y el cierre perimetral fueron difíciles de llevar para ellos.